Actualizado
lunes, 22 abril 2019
18:21
h
URGENTE

“Mi prioridad será conseguir que esta provincia esté en el mundo”

Juan marín lozano
Ver comentarios
|
07/04/2019
El segundo de abordo del nuevo “barco” del Ejecutivo andaluz, formado por el Partido Popular y Ciudadanos, quiere trasladar a los jiennenses que el “espíritu” del nuevo equipo es garantizar unos servicios públicos de calidad y resolver los principales problemas de esta tierra. Anuncia que esa línea seguirán los próximos presupuestos

Le gusta pasear por Jaén, conocer la historia de la provincia, los aciertos de su gente y sus errores, sus ventajas y sus inconvenientes y, sobre todo, intentar buscar soluciones a las inquietudes de los jiennenses. Asegura que lo hizo cuando estaba en la oposición y se compromete a continuar como vicepresidente de la Junta de Andalucía. Juan Marín Lozano (Sanlúcar de Barrameda, 1962) tiene tantas ganas de trabajar por las ocho provincias andaluzas que hasta se le nota acelerado en el habla. El 2 de diciembre vio cumplido su sueño.

—La última vez que vino a Jaén lo hizo como candidato de Ciudadanos a la Presidencia y con las encuestas en contra. ¿Se esperaba el salto al Gobierno?

—Inicialmente las encuestas decían que no, pero es verdad que el 2 de diciembre hubo una clara voluntad de cambio y tanto el presidente hoy, Juan Manuel Moreno Bonilla, como yo, el mismo día por la noche hablamos por teléfono para conversar sobre el futuro que habían decidido los andaluces. No fue fácil, porque éramos dos fuerzas políticas que no sumábamos mayoría y que teníamos que buscar acuerdos, pero justo a partir de las diez y veinte de la noche, cuando vimos la foto fija que nos situaba en veintiún escaños, tuvimos claro que ese mandato teníamos que asumirlo. Nos pusimos manos a la obra y conseguimos un acuerdo.

—¿Está satisfecho?

—Estoy satisfecho, es un buen trabajo, insisto, treinta y seis años cambiarlos de la noche a la mañana no es nada fácil, pero llevamos un ritmo muy intenso. Tomamos decisiones en muy poco tiempo, más de 115 iniciativas, además de eliminar entes del aparato instrumental, de llegar a acuerdos que afectan a la fiscalidad de los andaluces... Vamos en la línea que nos comprometimos con los ciudadanos. Miramos por el interés general y asumimos esta responsabilidad con mucho honor y orgullo.

—¿Cree que el modelo político impuesto en Andalucía se puede extrapolar a otros territorios?

—La coalición, a partir de ahora, se va a imponer en cualquier acuerdo de Gobierno. Ya después será coincidencia de los proyectos políticos y que la aritmética lo permita. Ciudadanos está situado en un centro político muy claro y tenemos esa posibilidad de entendernos con partidos moderados y constitucionalistas. Hemos demostrado, tanto de derechas como de izquierdas, cintura política a la hora de la negociación y eso es lo que valoraron los andaluces el 2 de diciembre, que desde la oposición fuimos capaces de dar estabilidad y tomar decisiones importantes para Andalucía, ahora desde el Gobierno también lo estamos haciendo, y eso tiene que tener un traslado en los ámbitos municipal y nacional. La fórmula de coalición es indispensable.

—¿Le preocupa la acción de Vox en la Junta de Andalucía?

—No, no me preocupa. Hace su trabajo y espero que colabore en aquellas cuestiones que sean de interés general de los andaluces. Hay cosas en las que estamos en las Antípodas, especialmente cuando hablamos de derechos adquiridos y de determinados asuntos como la violencia de género. Tampoco comparto que los ciudadanos tengamos un arma de fuego en nuestra casa para defendernos, para eso está la Justicia y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Sin embargo, hay cuestiones que nosotros defendemos, como el modelo fiscal, la bajada de impuestos o la generación de empleo y riqueza, que estoy seguro de que compartirán, lo mismo que el Partido Socialista y Adelante Andalucía. Lo que no podemos permitir es que, después del trabajo de cuarenta años, ahora hagan propuestas sin sentido. Lo que sí hay que hacer es que, cuando haya un nuevo Gobierno en España, se hable de una nueva Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas. Ahí es donde realmente se garantiza la viabilidad económica de los servicios fundamentales, y es en ese debate en el que Vox nos encontrará, lo mismo que el resto de fuerzas.

—Su apoyo será necesario, por ejemplo, para aprobar los próximos presupuestos.

—No lo sabemos. Espero que cuando hablemos de presupuestos hablemos de cifras, de partidas presupuestarias, de enmiendas para mejorar nuestra educación, nuestra sanidad, las políticas de apoyo al turismo, la agricultura, y no hablemos de derogar una ley que nada tiene que ver con la aprobación de unos presupuestos que garantizan los servicios a nueve millones de personas. Si van por ese camino, será difícil entendernos. También lo he trasladado al resto de partidos. La posición de Adelante Andalucía me agrada, porque ha dicho que los estudiará. Al menos no ha hecho lo que el PSOE de Susana Díaz, con una enmienda a la totalidad de unos presupuestos que no conoce y que lo que intenta es bloquear el Gobierno desde el día que se constituyó el Parlamento.

—¿Cómo es ese bloqueo?

—Pongo un ejemplo. Cuando alguien presenta una pregunta, hay que contestar por escrito. Pues el Partido Socialista está presentando la misma iniciativa en cada uno de los ayuntamientos para plantearnos setecientas con el fin de atascar a las personas que trabajan con nosotros en lugar de resolver problemas. Lo que debería hacer la señora Díaz es tener la misma actitud de lealtad que tuve yo, en la anterior etapa, con su partido. No sé qué pasará con los presupuestos, pero serán posibles, razonables y nos permitirán atender a todo el mundo y que nadie se quede en la cuneta.

—¿Qué es lo que más le ha sorprendido en su aterrizaje en el Palacio de San Telmo?

—Primero la dimensión de los problemas. Esto es como cuando vas a ser padre, mientras el niño está en la barriga, bien, pero cuando sale ya te das cuenta de lo que significa. Me sorprende que no haya un control de los recursos públicos, el oscurantismo con el tema de las listas de espera de la sanidad pública y la dependencia y otras muchas cuestiones que nos encontramos e intentamos dar respuesta de forma rápida, porque los ciudadanos están hartos de promesas. Mi gran decepción es que me he dado cuenta de que a nadie le importaba de quién era el dinero.

—¿Tuvo problemas para formar equipo en Jaén?

—No, pero sí para decidir, porque quiero a los mejores. Estamos en un momento en el que necesitamos gente con capacidad, con talento, con voluntad de servicio público y con capacidad de decisión. No es fácil. Tengo un equipo muy bueno.

—Usted, en una entrevista, dijo que consideraba Jaén la Teruel del Sur. ¿Qué hará su Gobierno para enterrar ese “sambenito”?

—Tengo que decir que es verdad que siempre que vengo todos me trasladan que Jaén ha sido la gran olvidada por parte del Gobierno de la Junta de Andalucía. ¿Por qué? No lo sé, porque no tiene sentido, porque Jaén tiene muchas oportunidades y en eso estamos trabajando. El hecho de que tomemos decisiones, como la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones o la tarifa plana de 30 euros para jóvenes y mujeres autónomos, hará fijar a la población en el medio rural, pero necesitamos más.

—¿Qué propone, por ejemplo, en materia de Turismo?

—Hay un Plan de Turismo para las grandes ciudades, en el que estamos a la espera de recibir propuestas del Ayuntamiento para trabajar al 50%, y habrá novedades en líneas de ayudas para el turismo de interior, la declaración de Municipios de Interés Turístico y otras cuestiones para llevar a Jaén a grandes ferias y poder promocionar esta tierra para que mucha gente se plantee, en el corto y medio plazo, quedarse aquí y que muchos proyectos se puedan poner en marcha. Estoy convencido de que tendrá sus resultados en los próximos cuatro años, porque es verdad que Jaén es de las pocas provincias que pierde población todos los años, una asignatura pendiente del anterior Gobierno y que nosotros asumimos.

—También dijo que el tranvía solo echaría a andar con un Gobierno de Ciudadanos. Ahora es el momento, ¿no?

—Ahora es el momento, se pondrá en marcha y los jiennenses tendrán la oportunidad de valorarlo cuando puedan subirse por primera vez a ese tranvía. Efectivamente, vamos a recuperar ese acuerdo previo que había antes de las elecciones del 2 de diciembre, porque parece que al Partido Socialista se le ha olvidado.

—¿Respetarán el acuerdo?

—Nosotros sí. Y el alcalde.

—¿Puede avanzar plazos?

—La voluntad del Gobierno es que sea a corto plazo y estoy seguro de que la consejera vendrá pronto con buenas noticias.

—¿Cómo serán los próximos presupuestos para Jaén, serán provincializados?

—No, ese no es el objetivo. Los jiennenses deben esperar que les traigan prosperidad, que les resuelvan problemas, que les mejoren sus servicios sanitarios, como se está haciendo con un plan de choque para reducir las listas de espera, que les lleguen antes las resoluciones de la ley de dependencia, que los autónomos reciban ayudas para poder poner en marcha sus proyectos de negocio, que las ciudades reciban recursos para poner en valor su patrimonio, su cultura, su gastronomía, su industria... Eso es lo que hay que esperar de los presupuestos. Es un error esperar proyectos, no vale confrontar provincias ni ciudades, las políticas tienen que ser transversales. Independientemente, habrá obras como, por ejemplo, para terminar la Autovía del Olivar. Yo creo que a los jiennenses les interesa mucho que nuestra consejera de Agricultura consiga que el precio del aceite no baje. Y eso no va en los presupuestos, va en la gestión y en la voluntad del Gobierno. Espero que cuando presentemos los presupuestos, que son importantes para dar servicio a los nueve millones de andaluces, el resto de fuerzas políticas los entiendan así.

—Pero hay proyectos concretos que necesitan inversión, por ejemplo, la Catedral de Jaén.

—Claro que sí. Habrá recursos para que se puedan poner en marcha planes de excelencia turística que permitan que todo el entorno de la Catedral nos ayude a sacar adelante la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

—¿Quiere decir que habrá inversión en el casco antiguo?

—Efectivamente. Habrá inversión en el casco antiguo y habrá inversión en la provincia, pero, insisto, eso no es lo más importante. Lo más importante es trasladar a los ciudadanos conceptos encaminados a la resolución de problemas. Ese es el espíritu del Gobierno.

—¿Dará tiempo, en cuatro años, a ver la Ciudad de la Justicia?

—No sé si dará tiempo, pero hay voluntad firme y ya hay terrenos por parte del Ayuntamiento de Jaén para empezar los trámites. Todo tiene un proceso, yo no voy a engañar a nadie, no prometo una Ciudad de la Justicia para mañana, pero sí los pasos para que sea una realidad.

—¿Qué puede decir acerca de las comunicaciones por carretera y ferrocarril?

—Mi prioridad es que Jaén esté en el mundo, y para eso necesitamos que, realmente, el Patronato de Turismo de Jaén, la Junta y los ayuntamientos vayamos de la mano. Ahora, que ya tenemos un Plan de Acción de Turismo en marcha, tenemos que ir unidos a todas las ferias internacionales y utilizar todas las herramientas que tenemos para situar a Jaén en el mundo con todas las ofertas turísticas, paisajísticas, culturales y gastronómicas para despertar el interés de los touroperadores y de las agencias. Eso hace que, si hay demanda, haya inversiones en un sector que genera actividad económica y empleo. Hay que mejorar las comunicaciones por carretera y ferrocarril.

—¿Qué pueden esperar los alcaldes en Administración Local?

—Toda la colaboración absoluta de la Junta de Andalucía. Ya la tienen. Lo digo con sinceridad. El cambio de mentalidad, de disponibilidad y de acercamiento que hay en la gestión no tiene nada que ver con el que había.

—¿Por qué tardó tanto la designación de María Cantos como candidata a la Alcaldía?

—Porque tenemos un procedimiento interno y hay que respetarlo. Las prisas no son buenas.

—¿Van con pies de plomo después de la experiencia de las últimas elecciones municipales en el Ayuntamiento de Jaén?

—No es una cuestión de Jaén, aunque aquí tuvimos una mala experiencia con tres concejales que se dedicaron al transfuguismo político en vez de respetar las siglas por las que se presentaron. Lo que ocurre es que vamos a triplicar y cuadruplicar el número de candidaturas, lo que lleva su tiempo, porque es una implantación brutal en cuatro años. Además, ahora estamos en la pantalla de las nacionales.

—¿Cómo ve el panorama a las puertas de dos elecciones?

—Estamos acostumbrados a dar la vuelta a las encuestas.

El tiempo - Tutiempo.net