Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
20:37
h
URGENTE

El Cementerio Viejo está al límite

Un trabajador atiende este monumento, con problemas para abrir al público y para el que se plantea la privatización
Ver comentarios
|
14/09/2018

Un solo operario atiende el Cementerio de San Eufrasio o Viejo, catalogado como Bien de Interés Cultural, por ser parte de la historia local, además de tener la consideración de Lugar de Memoria Histórica, como escenario de la represión franquista. Sus tareas incluyen el traslado de restos óseos y, por ejemplo, la quema de ataúdes en desuso. El camposanto, ejemplo de la mejor arquitectura del siglo XIX, lleva años en muy mal estado y, últimamente, ni siquiera está asegurado que abra al público. Las excusas del Gobierno local de que estos desajustes se deben a las vacaciones, no le valen a la oposición del PSOE, que denuncia habitualmente este y otros problemas del recinto, ni tampoco a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, indignada por dos cuestiones: que no se atienda como es debido un espacio que hay que conservar por su importancia para entender la Guerra Civil y la dictadura y, lo más grave, que no se respete a las familias que quieren recordar a sus seres queridos, que aún están allí enterrados. Ayer, en apenas treinta minutos, seis personas cruzaron la puerta del cementerio para depositar flores en las tumbas de sus difuntos. De media, como se explicó a este periódico, son una veintena las visitas al recinto, que, hasta mañana, 15 de septiembre, abre de 8:00 a 14:00 horas. Eso sí, a principios de mes y finales de agosto, no se respetaron estos turnos, por falta de empleados para atender las instalaciones municipales y, meses antes, también hubo cierres, que llegaron de improvisto.

El concejal de Personal, Miguel Contreras, explica que, la semana que viene, la Administración local decidirá que hacer. Se estudiará si se privatiza, al menos, parte del trabajo necesario para atender los camposantos, como el control de puertas. La idea no es externalizar por completo la gestión, como el responsable municipal dice que se hace en las principales ciudades jiennenses, sino una fórmula intermedia.

El PSOE lleva años con la mosca detrás de la oreja con el modo en el que el equipo de Gobierno del PP atiende los dos camposantos y teme que, en cualquier momento, se retome la idea que ya barajó el anterior alcalde José Enrique Fernández de Moya. Ya en 2013, el partido del puño y la rosa alertó sobre la posibilidad de que saliera a concurso este servicio, con un pliego de licitación con el que procedía, a partir de 2014 y por 50 años “a la privatización por concesión administrativa de los dos cementerios”, San Eufrasio y San Fernando. Ante esta posibilidad, los socialistas jiennenes fueron tajantes y advirtieron: “morir puede costar casi un 400 por ciento más”. Aquella apuesta por externalizar los entierros, que nada tiene que ver con la idea que se baraja actualmente, según el equipo de Gobierno, iba en consonancia con las medidas incluídas en los ya históricos planes de ajuste que se aplican en el número 1 de la Plaza de Santa María. El objetivo era obtener unos 250 millones de ingresos para repercutirlos en las arcas municipales para, de esta forma devolver una suma similar que, hace un lustro, ya se habían solicitado a los bancos y que, en estos momentos, ya suma 350. Al PSOE no le salían las cuentas, al estar convencidos de que el canon del pliego no se iba a notar en entradas de dinero para el Ayuntamiento y sí mucha inversión de la empresa, lo que, a la larga, se traduciría en una repercusión de costes a los ciudadanos. Cinco años después, el Partido Socialista teme algún giro en este sentido. Ciudadanos también se suma a estas críticas y lamenta el “abandono” y una reducción de personal en los dos camposantos. La coordinadora local de esta fuerza, María Cantos, también teme que privaticen los dos espacios en lugar de luchar, dice, “por un servicio de calidad”. “Es muy triste observar cómo el Ayuntamiento ha decidido escoger la salida más fácil, como ya hizo con los servicios de limpieza de los colegios de los que era responsable, en lugar de enfrentarse a las demandas de los ciudadanos”, argumenta la responsable de Cs en la capital.

“Atolladero” por las licencias municipales

El PSOE de Jaén denuncia que el “atolladero” del Ayuntamiento con las licencias de obras “pone en el filo de la navaja” 1,3 millones de la Junta para la rehabilitación urbana en el Polígono del Valle. Lo dice el secretario general, Julio Millán, quien ha reclamado al alcalde, Javier Márquez, diligencia para sacar permisos de obra pública pendientes, ya que el retraso en plazo, según asegura en una nota, “no solo pone en situación complicada a usuarios y vecinos, sino también la disponibilidad de fondos públicos para ejecutar mejoras en la ciudad”. Y es que sostiene que está en riesgo una inversión incluida en el Plan de Rehabilitación Urbana.

Sin ayuda de la Junta y propiedad de la Iglesia

El equipo de Gobierno defiende su trabajo en los cementerios de San Eufrasio y San Fernando “para tenerlos en las mejores condiciones”. “Y así seguiremos haciéndolo en la medida de nuestras posibilidades”, afirmó la concejal de Sanidad, Consumo, Mercados y Cementerios, Yolanda Pedrosa, en respuesta a las críticas de Ciudadanos por el “abandono” de los recintos. Sobre el Cementerio de San Eufrasio, clausurado para enterramientos desde 2002, recuerda que es propiedad del obispado y que la Junta lo declaró Bien de Interés Cultural, por lo que exige ayuda autonómica para una intervención integral.