Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
20:07
h
URGENTE

El Gobierno local persigue una salida al tranvía

El concejal de Hacienda insiste en que el Ayuntamiento no puede correr con el 60% de los costes
  • PARADO. Uno de los cinco vehículos que integran el sistema tranviario, en las cocheras de Vaciacostales.
    PARADO. Uno de los cinco vehículos que integran el sistema tranviario, en las cocheras de Vaciacostales.

La puesta en funcionamiento del tranvía es “conditio sine qua non” en la ambición por una movilidad urbana sostenible en la capital. Sin embargo, a pesar de los acuerdos alcanzados, en 2015, con la Junta de Andalucía para sacarlo de la vía muerta en la que se encuentra desde hace casi 6 años, la situación económica y financiera del Ayuntamiento sigue siendo el principal obstáculo para conseguirlo. Hasta el próximo día 27, está abierto el plazo de recepción de ofertas al proceso de contratación de la auditoría técnica sobre el estado general de la infraestructura, la vía, las instalaciones y el material móvil del sistema tranviario a la que se comprometió la Administración local.

Si se adjudica a final de abril y se cumplen los plazos que marcan en los pliegos técnico y de cláusulas administrativas, el chequeo del estado del sistema tranviario estaría listo antes del verano. Los siguientes pasos serían su puesta a punto y el “arranque” definitivo, para los que la Consejería de Fomento y Vivienda garantiza el 40% de la financiación. Sin embargo, el equipo de Gobierno local insiste en que ese porcentaje no es suficiente. “Dada la grave situación en la que se encuentra el Ayuntamiento, no podemos asumir el 60% [del déficit de explotación]”, avisa, una vez más, el responsable de las arcas locales, que pide cautela y habla de seguir negociando con la Junta.

“Es absurdo poner en marcha el tranvía para pararlo al año siguiente porque no sea sostenible y no creo que la Junta quiera algo así. No sería lógico”, reflexiona. Aunque pocos servicios públicos son rentables y mucho menos el transporte público, para Bonilla, además de medioambientalmente, el tranvía “debería ser sostenible” económicamente. Por eso, una vez que se haya realizado la auditoría técnica del sistema y se conozcan los resultados que arroja, añade: “Habrá que ver cómo hacerlo viable y que tenga más viajeros que cuando funcionó”, porque —recuerda— el balance real de pasajeros distó de las estimaciones contempladas cuando se promovieron las obras, en las que el erario público andaluz invirtió 120 millones.

esperanza. El acuerdo con la Junta y, ahora, el inicio del proceso de contratación de la auditoría técnica del tranvía es “ilusionante” para el más de medio centenar de hombres y mujeres que se formaron como conductores y operadores de sala. “Parece que se descongela este tema”, indica el que fuera portavoz del colectivo, Juan Prieto. Considera que el Ayuntamiento, “como dueño, gestor, explotador y mantenedor” del sistema tranviario “tiene que dar los primeros pasos para que el proceso continúe”, pero lamenta la falta de comunicación con ellos.

Son los “únicos autorizados” —aclara— para llevar sus riendas. Existe un compromiso municipal de contratación de, al menos, el 60% de los 51 aspirantes. “Pero no tenemos información del proceso”, critica Prieto, que dice que, el año pasado, solicitó hasta en tres ocasiones una reunión con el equipo de Gobierno local y no ha tenido respuesta. Ante la situación de “penuria laboral” en la que confiesa que muchos se encuentran, una veintena aspira a trabajar en el Metropolitano de Granada.

Críticas por la “rotonda” para entrar al SUNP7
idcon=12666548;order=9

La concejal socialista Maribel Lorite denunció, en un comunicado, la “penosa” señalización vial que se ha colocado en los accesos al conocido en el PGOU como SUNP-7, entre el final de la Avenida de Andalucía y Las Fuentezuelas. Lorite reclamó “dignidad” para los vecinos de este barrio de la capital y una señalización adecuada.

Dos meses para chequear el sistema

El estudio sobre el estado de la infraestructura, la vía, las instalaciones y el material móvil del tranvía durará dos meses. En el pliego de prescripciones técnicas se indica que, “si bien para las verificaciones en el material móvil se solicitará la colaboración de la empresa suministradora de los trenes (Alstom)”, la firma que resulte adjudicataria de este contrato de consultoría y asistencia tendrá que cooperar con aquella en las actividades que precise para energizar los trenes y realizar las verificaciones estáticas y movimiento básico en talleres. La primera fase, de inspección general del estado del sistema, durará un mes y el siguiente se dedicará a las verificaciones para las pruebas básicas con tensión. El presupuesto asciende a 60.500 euros. Aunque se ha invitado a 3 empresas del sector, el negociado sin publicidad está en el Perfil del Contratante y “se pueden presentar las que quieran”.