Actualizado
sábado, 15 diciembre 2018
11:37
h
URGENTE

“El liderazgo social es la clave”

Manuel Parras ensalza la trayectoria de Juan Gómez al frente de la Universidad
Ver comentarios
|
16/11/2018

El predecesor en el cargo de Juan Gómez, Manuel Parras, fue el encargado de presentarle desde, apuntó, el afecto y la amistad sincera. Sus primeras palabras fueron para recordar su primer contacto, cuando él era vicerrector de Relaciones con la Sociedad en el equipo de Luis Parras y Juan Gómez aún preparaba la cátedra. “A este siguieron muchos otros sucedidos en el tiempo, y no solo por motivos profesionales, sino también personales”, afirmó, tras lo que reconoció que ambos defienden en lo fundamental el mismo modelo de universidad.

Parras glosó la trayectoria profesional de Gómez y subrayó, entre otras cuestiones, su incorporación a la UJA en 1999, y, de sus cualidades, destacó su inteligencia e inquietud, su pasión por la música la lectura, la pintura o a pilotar aviones. “Atesora un currículum extraordinario, completo e íntegro, al combinar en sus quehaceres varias de las misiones universitarias. Extraordinario docente, como valoran sus alumnos, con gran implicación en una docena de innovaciones docentes por las que ha sido reconocido con una mención honorífica; un magnífico investigador, implicado en el mundo de la transferencia, y que no solo tiene una relación estrecha con importantes empresas de nuestro ámbito, sino también en la creación de una firma de base tecnológica”, dijo. Como muestra de su compromiso, afirmó, ha ocupado en la UJA, antes del de rector, puestos de responsabilidad como secretario, subdirector y director de la Escuela Politécnica Superior de Jaén.

Con respecto al modelo de universidad que defiende, Parras destacó que en su anterior programa proponía, como pilares, la consideración de la universidad como un servicio público gestionado bajo la cultura de la transparencia, que haga de la docencia, investigación, transferencia y proyección de la cultura sus señas de identidad; que proponga una formación integral de sus estudiantes, su razón de ser; inconformista, crítica y autocrítica, con una vocación incuestionable por una mejora continuada y por una cultura de la promoción de la calidad; creativa, innovadora, eficiente en el logro de sus objetivos, proyectada al exterior. “Que sea una universidad agitadora de su entorno y que asuma la responsabilidad social como un enfoque de dirección universitaria”.

“En definitiva —continuó—, defiende una institución para hacer hombres y mujeres cultos, generadores de conocimiento; que incorpore transferencia, emprendimiento, formación permanente, vocación científica y liderazgo social. Y todo ello en equilibrio, con una atención cercana a las necesidades del entorno más inmediato y con una mirada internacional”. En este sentido, mostró la preocupación del rector por la aportación de la UJA al desarrollo territorial. “Más en una provincia como la nuestra, donde pese a sus potencialidades hay síntomas como despoblación de núcleos rurales y urbanos, una alta tasa de desempleo, sobre todo en mujeres, jóvenes universitarios y mayores de 45 años y el bajo Producto Interior Bruto per cápita”, dijo. Una situación que les preocupa, aseveró, en una provincia que cuenta con verdaderas potencialidades. “El liderazgo social es la clave y debe ser una obsesión de todos los universitarios, no solo del rector. De esa forma sí haremos un verdadero servicio público a la sociedad que nos sustenta”, argumentó.

El exrector aseveró que Gómez también es consciente de los nuevos desafíos a los que se enfrentan las universidades, como el cambio demográfico, la globalización, la transición de la sociedad industrial a la sociedad del conocimiento, la rapidez de los cambios y la sostenibilidad, que obligan a adoptar una nueva orientación. “En este sentido, trabaja en abrir un foro de debate y análisis sobre los nuevos perfiles laborales en el futuro, cómo fomentar en los estudiantes habilidades clave como la creatividad, la inteligencia emocional o el pensamiento crítico. Porque puede ocurrir que miles de empleos queden vacantes mientras que muchos egresados estén sin empleo. Y esa realidad ya está ocurriendo”, manifestó.

Parras destacó el compromiso de la Universidad con el fomento del espíritu emprendedor y su papel como motor de cambio y transformación social, e impulsora de una red de transferencia de valor. “Sé lo bonito y duro que es ser rector, por eso mi respeto y lealtad a Gómez Ortega”, afirmó, tras lo que apuntó a que aunque 25 años es poco tiempo, es el suficiente para vislumbrar la solidez de los cimientos de la Universidad de Jaén.