Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
19:06
h
URGENTE

La señal de la Plaza de la Constitución advertía que, salvo usuarios de aparcamientos y clientes del mercado de San Francisco y del hotel de la Plaza Deán Mazas, nadie podía circular por Cronista Cazabán ni Bernabé Soriano. La decisión, anunciada la semana pasada por el Ayuntamiento, está motivada por las obras de reparación del firme en la Plaza de San Francisco, que afectan a los cruces con Bernabé Soriano y Ramón y Cajal. Los trabajos se prolongarán, según lo previsto, hasta el próximo domingo 19, por la noche. “Creemos que, cuando terminen los trabajos, se procederá al cambio definitivo en el tráfico por el casco urbano, una decisión con la que no estamos de acuerdo, porque supone construir la casa por el tejado”, asegura José María Hermoso, de la Asociación de Comerciantes del Mercado y Centro de Jaén.

La entidad no oculta su oposición frontal al modo en el que la Administración local pretende poner en marcha el plan de peatonalización del centro y, aunque oficialmente los trabajos en la Plaza de San Francisco no estén vinculados, las limitaciones establecidas en la circulación provisionalmente, dan, para el colectivo, una idea de lo que puede ocurrir a partir del 26 de noviembre. Ese día, como máximo, La Carrera y Cronista Cazabán serán de acceso restringido y ya no por obras, sino de forma, en principio, permanente. “Al no circular autobuses por Bernabé Soriano y al desconocer los conductores las alternativas que existen al cierre de la zona, ayer se notó ya una menor afluencia de clientes”, explicó el empresario que, como ejemplo, puso su caso particular. “En un trayecto en el que tardo cinco minutos, hoy (por ayer), he invertido más del triple”, argumentó, convencido de que, lo más sensato, es que la Administración local posponga cualquier cambio, al menos, hasta que pasen las navidades. En cuanto a los usuarios, como pudo constatar este periódico, fueron numerosos los que hicieron caso omiso de las señales de prohibición, con idea de ir de la Plaza de la Constitución a la calle Álamos o hacia La Alcantarilla, por Ramón y Cajal y Ejido de Alcantarilla. Al ver que les era imposible, al haber obreros y maquinaria frente al Palacio Provincial, donde el adoquinado está levantado, no tenían más remedio que regresar hacia Bernabé Soriano y circular de vuelta hacia la Plaza de la Constitución. Este circuito es una de los previstos cuando se consumen las modificaciones por el plan de peatonalización, aunque con un férreo control sobre los vehículos, para que sea lo más limitado posible. Los cortes continúan hoy, por más trabajos en la red viaria urbana, ya que, a partir de las ocho de la mañana y hasta las diez de la noche aproximadamente, quedan cerradas las calles Manuel Jontoya, Ejido de la Alcantarilla y Vicente Montuno Morente. Será, como anunció la Concejalía de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, debido a las intervenciones necesarias de adecuación del pavimento para establecer nuevos pasos de peatones con resalto, así como la colocación de bandas reductoras de velocidad, destinadas, precisamente, a acomodar estas vías a las necesidades del tráfico y medidas de peatonalización del centro de la capital. En Manuel Jontoya, que da continuidad a Ramón y Cajal, se establecerá un paso de peatones con resalto a la altura del número 2 y otros dos, de idénticas características, sobre la calle Ejido de la Alcantarilla a la altura del número 20. En la calle Vicente Montuno Morente, se hará lo propio a la altura del 9, 13 y 17 se fijarán bandas transversales reductoras de velocidad. Y es que esta última vía está a punto de cambiar de sentido, ya que quedará de salida para los barrios de San Ildefonso y La Alcantarilla y no de acceso, como es actualmente, es decir, los coches, en lugar de subir su pronunciada pendiente, tendrán que bajarla.

La semana pasada, en la penúltimo de las modificaciones establecidas en la circulación, la calle Las Bernadas quedó solo para residentes, lo que llevó a modificar el giro en otras perpendiculares, como Carretas, con la idea que facilitar los movimientos dentro del barrio, para los residentes en la zona, próxima al convento y a La Alameda, y evitar que sea de paso hacia el centro.

Quedan por acometer otras medidas, que se anuncian inminentes, como el cambio en calle Rastro, para que de salida, precisamente, desde la zona de San Ildefonso y La Alcantarilla hacia Santa Isabel, por la Plaza de los Jardinillos. Desde el 5 de noviembre, la calle Castilla es de subida y Rey Alhamar, de bajada, con lo que invierten el sentido que tenían hasta ese día, lo que implica que un tramo de Arquitecto Berges, hasta poco antes de la Comisaría, sea de doble sentido. Por el momento, salvo “pequeños atascos”, todo este plan no ha creado grandes complicaciones.

giro de joaquín tenorio A la carrera

Una conductora se dispone a girar a la izquierda, al salir de Joaquín Soriano, maniobra permitida prosionalmente por las obras en la Plaza San Francisco y que, con limitaciones, prevé el plan de peatonalización.

imposible hacia ramón y cajal

Una “montaña” de adoquines, levantados con motivo de las obras frente a la Diputación, impide la circulación entre Bernabé Soriano y Ramón y Cajal.

“calma” en virgen de la cabeza

La céntrica vía, cortada al tráfico parte de la semana pasada por obras, ya está reabierta, después de haber sido asfaltada. Es clave, porque conecta la Avenida de Madrid con el Gran Eje y el Paseo de la Estación.

una advertencia en “las palmeras”
idcon=13033440;order=18

Nada más llegar a “Las Palmeras”, la Plaza de la Constitución, se avisa de que la limitación está restringida en Cronista Cazabán y Bernabé Soriano.