Actualizado
sábado, 16 diciembre 2017
22:11
h
URGENTE

Puigdemont silencia a la multitud

Cerca de 30.000 personas se concentran cerca del Parlamento catalán
Ver comentarios
|
11/10/2017

Las cerca de 30.000 personas concentradas en el paseo Lluís Companys de Barcelona, cerca del Parlament, con motivo de la declaración del presidente del Govern, Carles Puigdemont, estallaron de alegría cuando el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, asumió que Cataluña sea independiente, pero este júbilo se tornó en silencio y silbidos cuando el jefe del Ejecutivo catalán manifestó que quedaba en suspenso. Las personas concentradas siguieron en silencio el discurso, en medio de aplausos en momentos clave como cuando se recordó a los heridos el 1-O, para estallar de júbilo cuando Puigdemont afirmó que asumía el mandato de que Cataluña sea un estado independiente en forma de república.

Sin embargo, acto seguido, cuando apostó por suspender los efectos de la declaración, a la espera de iniciar un diálogo en las próximas semanas, la multitud reaccionó con algunos silbidos y un silencio mayoritario.

Al final de su discurso la mayoría le refrendó con un aplauso aunque menos intenso que durante el discurso, en el que asumió que Cataluña sea un estado independiente, pero aplicarlo en diferido, y una gran parte fue abandonando el paseo sin esperar a las intervenciones de los grupos parlamentarios, con semblantes muy serios de contrariedad y perplejidad. Acto seguido, al subir al hemiciclo la líder de Ciudadanos en el Parlament, Inés Arrimadas, se la recibió con gritos y abucheos, que también obtuvo el primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

El más criticado y pitado por los manifestantes fue el presidente del PP de Cataluña, Xavier Garcia Albiol, especialmente cuando dijo que no va a haber ninguna república catalana independiente, a lo que le respondieron a gritos de “Independencia”.

La manifestación fue convocada por ANC y Òmnium Cultural y el paseo estuvo custodiado en el Arco del Triunfo por un grupo de tractores. La zona se llenó paulatinamente mientras se aproximaba la hora prevista del discurso hasta llegar a las decenas de miles cuando comenzó a las 19:00 horas.