Actualizado
sábado, 15 diciembre 2018
11:37
h
URGENTE

Tanto dieron que hablar en este último e intenso año que se merecen un punto y aparte entre la marabunta de datos que ofrece el recuento electoral. Los más críticos con la corriente oficial del Partido Popular, enfrentados abiertamente a sus propias siglas en un congreso provincial que saltó por los aires, expectantes estaban ante una cita convertida en el instrumento más poderoso para vislumbrar la que se avecina en esta su comunidad. Su verdadera prueba de fuego serán las municipales, allá por el fragor que ofrece la primavera. Las de anoche no fueron más que un termómetro para comprobar cómo está la temperatura del electorado. Y, a tenor de las circunstancias, arde en un invierno totalmente atípico.

El alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, lideró un movimiento al que se sumaron máximos dirigentes municipales, concejales, diputados y militantes desencantados con las formas y el fondo de hacer política desde la calle San Clemente. Abandonaron el partido en el que algunos echaron los dientes y, a través de una jugada inédita en la provincia, ficharon por Ciudadanos. Si antes trataban de convencer a sus vecinos de la necesidad de elegir el azul de Mariano Rajoy —ahora de Pablo Casado— entre una variada amalgama de colores, desde ese preciso momento cambiaron al naranja que promueve Albert Rivera. Y, por supuesto, palmas con las orejas hicieron en un partido emergente necesitado de infraestructura municipalista.

Ayer se estrenaron, en cierto modo, en las urnas. El vencedor resultó, a todas luces, el alcalde de Aldeaquemada. Ciudadanos ganó en un municipio que, tradicionalmente, vota a los socialistas en las andaluzas y a los populares en las municipales. No hay que decir más. Aquí se demuestra la fortaleza y el grado de conexión con la ciudadanía de Manuel Fernández Vela. En Porcuna fueron los socialistas los primeros de la posición en un retrasado recuento, lo mismo que hace tres años y medio. Lo que ocurre es que, en esta ocasión, la segunda fuerza política más votada no fue el Partido Popular, sino Ciudadanos. Idéntico panorama tuvo Enrique Puñal en Cárcheles, todo un logro en el original escenario que dibujan las undécimas elecciones autonómicas.

La lectura de los datos es diferente, sin embargo, en Albanchez de Mágina y en Castellar. Las agrupaciones que lideran Alejandro Morales y Gabriel González, respectivamente, bajo las que se presentarán a las próximas municipales si nadie demuestra lo contrario, quedaron las terceras en el ranking electoral. Hay que tener en cuenta, eso sí, que no es lo mismo elegir a un presidente o presidenta de la Junta de Andalucía que a un alcalde. Así que, como reza el refrán, hasta el rabo todo es toro. No están todos los cartuchos agotados y, en política, ya se sabe que todo puede cambiar de un día para otro. Que se lo digan a quienes están detrás y delante de VOX. Sorprendente la irrupción de una fuerza política que se estrena en el Parlamento de Andalucía. Interesante panorama en una comunidad cambiante.