Actualizado
miércoles, 21 febrero 2018
17:03
h
URGENTE

Una “orden política” está detrás del freno a las obras de El Pósito

El Gobierno local denuncia la “cacicada” de Cultura para impedir la reforma
  • ARQUITECTO. Manuel López Cordón habla de las reformas, mientras se proyecta una imagen de El Pósito en 1968.
    ARQUITECTO. Manuel López Cordón habla de las reformas, mientras se proyecta una imagen de El Pósito en 1968.

Como el propio alcalde, Javier Márquez, dijo, “en política todo es posible”, pero en su última comparencia pública hizo todo lo que estuvo en su mano para dejar claro que la proyectada transformación en El Pósito no se ejecutará. No ha pasado ni una semana desde que la anunció, con un esfuerzo porque quedaran claros todos los trabajos previstos una de las mujeres fuertes de su equipo de Gobierno, la concejal Rosa Cárdenas, al frente de Servicios Técnicos Municipales, Patrimonio, Imefe y Nuevas Tecnologías.- Edil que, por cierto, ayer se sentó con los periodistas para escuchar a Márquez. Las obras no se frenan por las muchas voces que están en contra. De hecho, el regidor dedicó buena parte de su extensa rueda de prensa para restarle importancia a esta oposición, convencido de que, en sus palabras, “se habla de historia como de cocina” y de que en las redes sociales se lanzan ataques “en jauría”, sin apenas reflexión y conocimiento de las intenciones reales del Ayuntamiento, con la idea de obtener réditos electorales en una campaña por las municipales que, para Márquez, ya está en marcha, “aunque no haya candidatos”. Según la tesis del máximo responsable municipal, si no se toca este espacio es por “una orden política”, una “cacicada de Cultura”.

Se esforzó en dejar claro que el informe de la Comisión de Patrimonio, a su juicio una “hipoteca El Pósito de por vida” y que concluye que no ha lugar a la reforma por ser muy agresiva —en esencia, porque rebaja la plaza un metro y no se respeta el pavimento actual—, se filtró con mala idea, sin que aún esté en manos del Gobierno local. Sin admitir errores sobre la reorganización pensada para este típico rincón jiennense, dejó entrever que el fallo consistió en dar explicaciones sobre la intervención antes de que llegara la preceptiva autorización de la Junta. De no ser así, argumentó, los trabajos contarían con todos los parabienes, como los de la vecina Plaza Deán Mazas en la que como defendió se emplearán los mismos materiales desechados para El Pósito. De ahí que las críticas por la “arbitrariedad” del Gobierno andaluz fueron varias e, incluso, llegó a defender que esta “falta de criterio” está detrás de las pírricas inversiones en el casco antiguo, un problema que, en su opinión, llega a paralizar la gestión municipal en esta parte de la ciudad. Márquez negó la mayor y sostuvo que, después del no recibido, el equipo de Gobierno ni siquiera se plantea modificar sus planes para El Pósito, con modificaciones en los trabajos. “Para mi desgracia o para mi suerte, aquí en Jaén hay zonas que necesitan inversión a porrillo”, razonó, para anunciar que los 202.000 euros de presupuesto que iban para El Pósito se irán a otro sitio. “No da tiempo, porque son proyectos que tienen que estar terminados en junio”, dejó claro, desestimando la posibilidad de que negociar una prórroga con la Diputación Provincial, que pone el 70% de los fondos. Una práctica que, por otro lado, no es infrecuente y de la que hay ejemplos en la ciudad y otros municipios.

El alcalde, que con esta decisión pone en el tejado de la Consejería de Cultura la pelota sobre la decisión de qué hacer con la plaza en el futuro, sembró dudas sobre lo que ocurrirá en el futuro en un rincón del que, según él, “los hosteleros no son los dueños”. Con esto defendió que, para lograr que la ciudadanía sea la que disfrute la plaza “más allá de ir a tomar una cerveza”, hay que ganar en metros útiles y ocupar lugares que, por ejemplo, estaban destinados a aparcamientos que, con la peatonalización que impulsa con gran ahínco, no tienen ya sentido. “Hay cinco bares y dos más que vienen. Quizás haya problemas de convivencia con las terrazas, si no los hay ya”, apuntó, convencido de que si a la patronal del sector, a la que agradeció haber recuperado las plazas, tampoco le convence esta remodelación es por los posibles problemas económicos que les pueden generar las obras.

Sobre las últimas declaraciones del máximo responsable municipal, fuentes de la Administración regional explicaron que el Ayuntamiento era conocedor del resultado de la valoración del informe antes de la rueda de prensa, aunque aún no lo hubiera recibido.

Aunque habló mucho, ya que la rueda de prensa se prolongó casi dos horas, el primero en romper el hielo en la abarrotada sala, fue el arquitecto que está detrás de las malogradas obras, Manuel López Cordón, convencido de que, si se conociera bien, no habría tantos ciudadanos en contra de los cambios. Mientras el técnico dio sus explicaciones, en una pantalla se proyectaron imágenes de la última reforma de la plaza, de 1968, cuando se elevó la plataforma un metro y El Pósito quedó como se encuentra en la actualidad. De aquel periodo son los mosaicos de canto rodado que adornan el humilladero, el elemento más conocido del ágora, tal y como apuntó, por lo que defendió que, con la reforma, la plaza se asemejará más a su configuración original, a los tiempos en los que el pósito que le da nombre existía y todo estaba en la misma cota, con suelo de terrizo. “Hemos pensado en el peatón, en el que desea pasear, en los hosteleros, en todos porque las plazas no dejan de ser espacios públicos”, razonó.

El secretario general del PSOE local, Julio Millán, que no oculta su intención de presentarse a la Alcaldía, en una nota, cree que es sensato posponer la reforma de El Pósito. “No es un triunfo de nadie y lo es de todos”, dijo, seguro de que lo ocurrido “es un aviso de que la mejor forma de tomar decisiones que afectan en muy gran medida a la ciudad es a través de la participación”. En esta línea, juzgó que la reforma “nacía huérfana del cariño y de las aportaciones de los jiennenses. El dirigente socialista pide que, para reinvertir los 202.000 euros que iban para El Pósito se elija la parte antigua de la ciudad y se consulte a los vecinos.

La defensa de la Estación Intermodal en Vaciacostales no convence al PSOE y JeC

El alcalde, Javier Márquez aseguró que la ubicación de la estación intermodal, según él, “no es algo que hayamos inventado desde este equipo de Gobierno”, sino que, como apuntó, ya se expuso en el plan de movilidad de 2009 aprobado por PSOE e IU y que se encuentra publicado en la web oficial del Ayuntamiento. Defendió que ya son 20 años lo que se habla del traslado de la estación de autobuses y una década de la de tren. “He viajado hasta Madrid a reunirme con el ministro de Fomento y con el director de ADIF, y hasta Sevilla para reunirme con responsables de la Junta de Andalucía para que dejemos de ser un pueblo grande, para ser capital y no entiendo que cada vez que salga de Jaén a pedir se me critique. El Ayuntamiento, insistió, cuenta allí con terreno suficiente para el proyecto, sin necesidad de ocupar terrenos privados, en los que el PGOU sitúa la estación, y aclaró que este suelo está reservado para sistemas generales, sin que sea preciso expropiarlos. Si acaso, como precisó, podría hacerlo Fomento para el paso de las vías del tren. También abrió la puerta a que el Gobierno tenga que adquirir terreno municipal en Vaciacostales para acometer las obras que son precisas para terminar por la contaminación que genera el paso de autobuses interurbanos en la capital. Ni el PSOE ni Jaén en Común se creen estos argumentos. Esta última fuerza acude a los mismos documentos a los que alude al alcalde para explicar que en el plan se deja claro que la ubicación definitiva debería ser valorada entre los distintos colectivos de Jaén y los socialistas, en una nota, consideran que se usan estos modelos teóricos sobre el futuro de la ciudad de “forma torticera”.

La oposición se une para exigir una auditoría de las cuentas de Castillo
idcon=13180914;order=12

Los grupos municipales del PSOE y de Jaén en Común (JeC) en el Ayuntamiento registran conjuntamente una solicitud de reunión extraordinaria de la Comisión Informativa de Transparencia y Control de Concesionarias para abordar el expediente sancionador aprobado de forma unánime por el pleno a la empresa Castillo, concesionaria del servicio de autobuses urbanos. Los socialistas, de hecho, están dispuestos a recurrir al Defensor del Pueblo Andaluz para que el PP realice la auditoría de las cuentas de Castillo. En este sentido, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manuel Fernández, dijo a los periodistas que el alcalde, Javier Márquez, tiene sobre la mesa un acuerdo de hace año y medio en el que se le insta a proceder a auditar con la ayuda de la Intervención Municipal las cuentas de la concesión. El portavoz de JeC, Manuel Montejo, considera que no tiene sentido la justificación del PP para no expedientar a la compañía, con el argumento del archivo de la vía penal abierta por el uso de los tornos en los vehículos, que denunció la Dirección General de Tráfico. El objetivo es que se ponga en marcha el expediente sancionador para que esta empresa concesionaria “no se vaya de rositas”.

proyecto malogrado en apenas una semana

reforma franquista

Cartilla de racionamiento y algarrobas

En el informe de Cultura se pide la presencia de un arqueólogo para supervisar los movimientos de tierras. El alcalde, Javier Márquez, dijo que, al ser la última reforma de la zona franquista, los únicos vestigios en el lugar pueden ser, en sus palabras, “una cartilla de racionamiento y dos algarrobas”.