Actualizado
domingo, 24 septiembre 2017
10:51
h
URGENTE

Díaz califica de “expansivo” el presupuesto del próximo año

La presidenta de la Junta confía en un acuerdo con C’s para la aprobación
Ver comentarios
|
14/09/2017
  • JUNTA. Presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz.
    JUNTA. Presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, anunció ayer que el presupuesto para la comunidad de 2018 será “expansivo” y confió en que habrá un acuerdo con Ciudadanos para su aprobación y así seguir garantizando la estabilidad en esta segunda parte de la legislatura, con el objetivo de la creación de empleo y al cambio del modelo productivo, además de garantizar la financiación de los servicios públicos esenciales. Así se pronunció Susana Díaz durante su intervención en la reunión del Grupo Socialista del Parlamento andaluz con motivo del inicio del nuevo curso político, donde explicó que está “avanzada la elaboración” del presupuesto del próximo año, de manera que espera que su aprobación sea pronto y con ello se dé ese margen de confianza que necesita Andalucía para seguir creciendo económicamente. La presidenta aprovechó para criticar a aquellos partidos, en clara referencia a PP-A y Podemos, que se ofrecen a negociar el Presupuesto para 2018, pero piden que otras formaciones no se sienten, demostrando así que realmente “no hay voluntad ni de acordar nada ni de que otros puedan acordar lo que uno no quiere”. “Lo que quieren es lo mismo que querían al inicio de la legislatura, inestabilidad”, apuntó la presidenta.

Puso en valor el acuerdo de investidura entre el PSOE-A y Ciudadanos y el hecho de que en este momento haya un horizonte de confianza, de estabilidad y de seguridad para Andalucía. Para la presidenta, este arranque del nuevo curso político está marcado, sin duda, por dos objetivos, uno político-institucional, como es la aprobación del Presupuesto para 2018, lo que seguirá dando estabilidad al Gobierno, y otro económico, centrado en el debate sobre el nuevo modelo de financiación autonómica. La presidenta explicó que los Presupuestos de 2018 van a dar la “estabilidad que se necesita para cumplir con los objetivos de este año y poner rumbo a la segunda parte de la legislatura”.

La creación de empleo y la financiación de la educación y la sanidad volverán a ser ejes esenciales de las cuentas del próximo ejercicio. Las cuentas de 2018, según la presidenta, tendrán como un objetivo prioritario ayudar a la creación y al cambio del modelo productivo, de manera que, sobre todo, se genere inversión en aquellos sectores que no son estacionales y resisten mejor la crisis económica, como el industrial. Otro eje fundamental del presupuesto será la educación, según señaló la presidenta, que destacó el buen inicio del curso 2017-2018, caracterizado por 2.676 profesores más en las aulas, con menos niños, y también quiso referirse a la medida sobre la bonificación de las matrículas universitarias, destacando que es una medida potente, pionera en España, que garantiza la igualdad de oportunidades.

Aseguró que esta medida no ocasionó “ningún efecto llamada”, sino que se produjo la “tranquilidad y el sosiego de las familias y los estudiantes y toda la energía se pone ahora al servicio de formación, “con una medida clara de izquierdas”. Susana Díaz denunció que lo que ocurrió en los últimos años no es de recibo, con estudiantes de universidad teniendo incluso que “devolver con intereses becas por el capricho injustificado del ministro de turno, que quería cuadrar las cuentas a costa de los estudiantes”. Otra apuesta con gran relevancia en el presupuesto de 2018, según señaló la presidenta, será la sanidad, apuntando que habrá un esfuerzo importante en atención primaria y en el reforzamiento de las urgencias hospitalarias. Asimismo, Díaz criticó a todos aquellos que persiguen “deteriorar” la sanidad pública andaluza, precisamente en unos momentos en que más inversión se está llevando a cabo y cuando los profesionales están recuperando derechos. La presidenta de la Junta de Andalucía aludió además a la “OPA” de los 1.500 millones solicitados por la sanidad privada española para las listas de España.