Actualizado
sábado, 27 mayo 2017
13:33
h
URGENTE

El padre Román niega abusos a un menor de su parroquia

Afirma que lo quería en el sentido de los cristianos, pero no de enamoramiento
Ver comentarios
|
07/03/2017
  • ABUSOS. El padre Román, a la entrada de la Audiencia Provincial de Granada, para prestar declaración.
    ABUSOS. El padre Román, a la entrada de la Audiencia Provincial de Granada, para prestar declaración.

El padre Román M.V.C. niega ante el tribunal que lo juzga en la Audiencia Provincial de Granada haber abusado de un menor de su parroquia desde 2004 a 2007, al que, según afirma, solo asesoró en el plano religioso para que “profundizara en su fe” y al que afirma que quería “en el sentido que usan los cristianos” , pero no “de enamoramiento”. Durante su declaración, el padre Román garantiza que nunca pidió ni dio “favores sexuales” al denunciante de los abusos, ni compartió cama con él ni con ninguno de los miembros del llamado clan de los Romanones, que supuestamente él lideraba y en cuyo seno niega que se produjera “ningún tipo” de relación homosexual; ni en la casa parroquial ni en las propiedades que el grupo poseía en Los Pinillos y en Salobreña (Granada). En esta primera sesión del juicio en la Sección Segunda de la Audiencia, Román M. V. C. —que se enfrenta a una petición fiscal de nueve años de cárcel— relata que conoció al denunciante de los supuestos abusos cuando este tenía nueve o diez años en la parroquia San Juan María Vianney del barrio granadino del Zaidín, adonde acudió un año antes de hacer la comunión para recibir catequesis. Señala que el chico “se sentía bien” en la parroquia y por eso más adelante empezó a implicarse en las distintas actividades que allí se realizaban: Primero preparando las misas, más adelante siendo catequista y participando en algunos de los encuentros que el grupo mantenía en distintos inmuebles y donde, según relata, el joven se quedó a dormir en “alguna ocasión”. Niega, no obstante, que durante esos encuentros se exhibiera pornografía, que él llegara a realizar masajes o a tener contactos sexuales con la supuesta víctima o que le haya besado alguna vez en la boca, algo que, según afirma, no hizo “en la vida” con nadie, porque no casa con su condición de sacerdote. Defiende, de hecho, que llevó una vida “totalmente íntegra y que todas las acusaciones que se virtieron contra él son absolutamente falsas”, destacando que en el ejercicio de su labor pastoral trata con “cientos, casi miles de jóvenes sin que haya recibido ninguna queja o denuncia de este tipo”. Al inicio de la sesión, el tribunal no admite la cuestión previa planteada por la defensa del padre Román pidiendo la nulidad del expediente canónico que se ha incorporado en la causa en una pieza separada y en la que se recoge la declaración sobre este supuesto caso de abusos de tres de las personas inicialmente investigadas en la causa, que tuvo un total de doce imputados. La Sala rechazó sacar este informe canónico del proceso al entender que no se obtuvo de manera ilícita, en tanto que el arzobispo de Granada, Javier Martínez, lo entregó de manera voluntaria y por considerar que no se vulneraron derechos procesales o el derecho de defensa del acusado, de modo que el tribunal se reserva el derecho de resolver esta cuestión en sentencia.