Actualizado
miércoles, 26 abril 2017
19:25
h
URGENTE

“La lira manantiálica”

El artista tosiriano, padrino de lujo de los jóvenes creadores que recibieron, el pasado 29 de junio, el tributo de Diario JAÉN les dedica sendos poemas acompañados de una sugerente obra pictórica
|
31/07/2016
  • Caricias quedicen mucho.Una niña abraza a su madre con la ciudad de Jaén y el Castillo en el fondo.
    Caricias que
    dicen mucho.
    Una niña abraza a su madre con la ciudad de Jaén y el Castillo en el fondo.
A María Jesús Pérez
Diseñadora
idcon=12331000;order=9

Cuando desaparezca lo que me enseñó a olvidarte

sembraré tu surco de suspiros.

De ti solo queda la trenza de un pájaro sediento

y el fraseo de una siembra sin grano.

Un asalto te llama desprendiéndose.

La flor que nace en el tronco antes que la hoja

se aflige de lucir desnuda.

En la barrera de los humedales

sueño con el madrigal recóndito

de aquella inocencia de flequillo tartésico

que fluía en tu reguero.

A María Ángeles Martínez
Cantaora
idcon=12331060;order=12

En la filosofía de la alberca, el

[agua invertebrada

es la misma que se pudre en el

[vaso que humedece los ramos.

El agua adriática es Serenísima.

La Gentílica, en la fuente

[tardo-barroca,

ahonda su ruidosa procedencia.

Y la Guadalquivírica me sustenta

porque al verla sé que existo.

Sabe lo que poseo,

y no le importa aceptarme

si navego a interferir lo retraído.

A Begoña M. Rueda
Poetisa
idcon=12331063;order=15

Duermo en tu cabecera

y somos ríos distintos.

El mío entresaca limos

[enfoscados

y el tuyo moja la arena

[del bajío.

Mi caudal si no

[tiemblas se para.

En cambio tu delta

[es gallardo

como una yegua colina

de clarísimo ollero.

A Elena Pancorbo
Ilustradora
idcon=12331066;order=18

Navego en tu quinto perfume

ando en el aire hacia atrás.

Tu rostro abisma lo que tu labio embriaga.

El agua del resol enfatiza tu registro

[genético.

Hueles a niño,

a mar asustado,

a pan recién salido de la proposición,

a ofrenda que eleva el tinte inconfeso,

a potro que escarba en lo que

[desaparece,

a simiente que flota en la gastada tierra,

que con ruego pide la cubierta del arca.

A Christian Palomino
Músico
idcon=12331069;order=21

El agua para evaporarse se vale de

[una puerta ciega.

En su escapada se viste con los

[lirios que atrapa en la orilla.

Si la cultivo, crezco, me alienta que

[exista.

¿Dónde quedó su atrás?

El día se fue.

El placer no es constante

ni fruto no extinguido la incendia.

¿Dónde quedó su música atajada

en la espesura del obstáculo?

A Antonio Galarzo
Cineasta
idcon=12331072;order=24

Tres brazos de río desgarran la puerta

[del embalse.

La incontinencia viaja en la nave

[nodriza.

El agua realza entre juncos de orilla

vuelve a domiciliarse en su niñez

[primera.

Habla en romance, estornuda en

[barroco

y suspira como prerrafaelista.

Su jugo se arrima a los juegos

[terrestres.

Mueve mimbrales y en un piélago se

[unge de fragancia.

Cuando no necesita adicción para

[expresarse

riega la placeta de las cerezas del

[castillo.

A Tomás Fernández
Pintor
idcon=12331075;order=27

Mantos de agua arropan al amor antioscuro.

El brío de la dionisia lo campoamora

hasta hacerlo gallardo.

Sale de la marea, persiste hasta

[llevarse el musgo

que emparamenta los adornos colgados.

Grandioso es percibir las ondas del caos

sin emplear los artefactos que usa la

[conformidad.

Vence pensar que nada permanece.

La sangre responsable

suplica lo prohibido.