Actualizado
viernes, 24 marzo 2017
23:28
h
URGENTE

Sincero aplauso a la solidaridad de un colectivo que hace grande a Jaén

Cálido tributo del periódico provincial en la sala 75 Aniversario, a ONG y asociaciones por su labor altruista en favor de las personas que lo necesitan

Son jiennenses que hacen grande el nombre de Jaén. Y lo consiguen con un corazón que desprende solidaridad, que pone luz a la oscuridad, que aporta un halo de esperanza a los necesitados, aquí y allí, en Jaén y en el resto de mundo. Son ONG y colectivos sociales cuya labor tan precisa y apreciada fue homenajeada por Diario JAÉN en el último de los tributos que realizó con motivo de su 75 Aniversario y que se celebró en la sala homónima de tal efeméride.

Sencillo y al mismo tiempo emotivo y entrañable, el acto ensalzó los valores que definen lo mejor del ser humano, la parte más fundamental de esta sociedad. Por eso, Diario JAÉN quiso rendir homenaje al mundo solidario, a esa buena gente que lo da todo en esta vida, engrandecer las pequeñas cosas, tal y como expresó su director, Juan Espejo, al comienzo del acto, que estuvo apadrinado por el padre Ángel, fundador de “Mensajeros de la Paz”.

Las palabras de agradecimiento salieron también de las intervenciones de la concejal de Urbanismo, Rosa Cárdenas, y la coordinadora provincial de voluntariado, Ana Delia Estrada, quien destacó que Jaén es una de las provincias más solidarias de Andalucía, con más de 220 asociaciones y 29.000 “manos” anónimas y altruistas. El homenaje contó con el testimonio de los protagonistas, representantes de colectivos como Manos Unidas o Quesada Solidaria y, para cerrar, el padre Ángel alabó el trabajo diario de esas ONG que trabajan a diario con la meta de construir un mundo mejor.

Emotivos ejemplos de trabajo y superación

La emoción inundó la sala 75 Aniversario con ejemplos como los de Abdoulaye Kebe. Sus sueños de llegar a ser un gran jugador de baloncesto se truncaron al intentar saltar la valla de Melilla. Quedó gravemente herido y ahora se recupera con el calor y la magnífica acogida de Sor Rosalía y su Residencia Siloé. Hubo testimonios como los de Marcelino Medina, de la AECC, y Basilio Dueñas, de “Quesada Solidaria”, colectivo que no duda en recorrer miles de kilómetros para “acortar las diferencias entre países”. Palabras de Pilar Belart, de “Se puede hacer”, quien ensalzó la labor de las pequeñas ONG, “aquellas que solo necesitan un buen puñado de hombres y de mujeres que creen que se puede conseguir un mundo mejor”. Emocionantes declaraciones de Ana María Corral, una madre que perdió a su hijo hace ocho años y que trajo hasta Jaén el colectivo “Alma y Vida” para aliviar el dolor de otros padres en esa misma situación. Se engrandeció esa “red de esperanza” que tejió la familia de Laura López, una joven que, según expresó la redactora jefa de Diario JAÉN, Manuela Rosa, consiguió, gracias a la Adacea, recuperar su movilidad.