Actualizado
miércoles, 26 abril 2017
19:40
h
URGENTE

Un jovencísimo recadero en la antigua sede de la Carrera

Manuel Lozano Pedrajas trabajó entre 1948 y 1950 en el periódico y recorrió emocionado la exposición
  • VIVENCIAS. Manuel Lozano Pedrajas visitó la exposición de Diario JAÉN y revivió recuerdos de su juventud.
    VIVENCIAS. Manuel Lozano Pedrajas visitó la exposición de Diario JAÉN y revivió recuerdos de su juventud.

Apenas era un niño cuando su historia, su vida, se ligó para siempre a la de Diario JAÉN. Hoy, con 82 recién cumplidos, recorre emocionado la exposición antológica del periódico por su 75 Aniversario. “Leí que se había inaugurado y quise ir a visitarla”, cuenta. Una mañana entera le dedicó y la memoria le devolvió cientos de recuerdos de aquellos dos intensos años en los que trabajó, siendo adolescente, en la sede de la Carrera de Jesús.

Tenía 14 años cuando Manuel Lozano Pedrajas entró en el periódico, entonces dirigido, recuerda, por Fausto Fernández de Moya: “Era de Linares y vivía con su familia en la última planta del edificio del periódico. En la baja estaban los talleres y, en la primera, la Administración y la Redacción”. Con una memoria impecable, enumera a los periodistas que firmaban en aquella época: Tomás Moreno Bravo, Manuel Lucini, Valeriano Contreras y José Chamorro Lozano, que años más tarde sería director. “Pasé por todas las secciones menos Talleres. Era el recadero, trabajé en Administración, cobraba facturas y, sobre todo, en los teletipos. Me pasaba la noche recortando los que salían de la máquina y, a veces, corrigiéndolos”, recuerda. “Recuerdo aquellos años con mucho agrado, allí me trataron muy bien”, dice. No deja de sorprenderle lo que ha cambiado la forma de hacer un periódico: “En aquellos entonces, el redactor jefe se comunicaba con los Talleres a través de una carrucha entre las dos plantas, que atravesaba un agujero en el suelo, con una lata en la que ponían los papeles”. “Era una gran familia”, reconoce.

Aunque fue a los dieciséis años cuando dejó el periódico porque no le podían dar de alta, siempre ha seguido ligado a él, como suscriptor, fiel lector y amigo de trabajadores que han pasado por él. “Siempre he pensado que me hubiera gustado continuar”, confiesa. Años después, sacaría una oposición del Ministerio de Trabajo como monitor de formación de maquinaria y, después, ya en Democracia, dependiente de la Junta, fue técnico supervisor de formación por la provincia, tarea que desempeñó hasta su jubilación.

“La exposición del 75 Aniversario me llamó mucho la atención, la maquinaria me recordó aquellos primeros tiempos”, afirma.