Actualizado
domingo, 24 marzo 2019
12:52
h
URGENTE

Homenaje a la mujer empresaria

Asem galardonó a dos emprendedoras por su trayectoria laboral en la ciudad
Ver comentarios
|
07/03/2019

Carmen Bonilla Santia, más conocida como Carmen “La Confitera” y María León Pérez, o lo que es lo mismo, Maruja “La Panadera del Nuevo Martos”, recibieron ayer el reconocimiento del pueblo marteño por su trayectoria emprendedora en la ciudad al frente, respectivamente, de su pastelería y panadería, pero también por haberse convertido en protagonistas, cada una desde su negocio, de la vida social marteña a lo largo de las últimas décadas.

Familiares de ambas, vecinos, empresarios locales y representantes políticos, encabezados por el alcalde de Martos, Víctor Torres, y el delegado territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Antonio Sutil, acudieron al acto organizado en el Restaurante Andaluz por la Asociación Empresarial Marteña (Asem) para arropar a los dos iconos locales. Es ya el sexto año consecutivo que el colectivo de empresarios impulsa su gala “Homenaje a la mujer en la empresa” en torno a la celebración del Día Internacional de la Mujer.

“Gracias a Dios, cada vez estamos más cerca de la igualdad real, aunque todavía quede mucho para ello”, expresó el vicepresidente de Asem, José Cabrera, que hizo referencia a la necesidad de la puesta en marcha una vez más de esta celebración para premiar el mérito emprendedor de las mujeres, “que prácticamente no se ha reconocido nunca, y menos antes, que era mucho más complicado”. En este sentido, Torres manifestó que las dos homenajeadas “han desempeñado un papel que no ha sido fácil y que sacaron adelante a sus familias y negocios”. Por su parte, Sutil, que definió a las galardonadas como “ejemplos de trayectoria profesional”, reivindicó el papel femenino en el ámbito empresarial. “La iniciativa de la mujer emprendedora es muy importante para superar los retos que tiene la provincia, entre ellos, la despoblación que se sufre Andalucía Oriental”, afirmó el delegado.

LOS PERFILES. La primera homenajeada de la tarde fue Carmen “La Confitera”. Nacida en Fuensanta, donde pasó su infancia, es la mayor de tres hermanas. No fue hasta 1964 cuando se trasladó a Martos con su marido tras la celebración de su boda. En la ciudad, ambos comenzaron su aventura empresarial al frente de una pastelería, en la que Carmen empezó a desempeñar la labor comercial detrás del mostrador, donde continúa trabajando actualmente. La vocal de Asem, Ana Belén Molina, que fue la encargada de conducir la ceremonia, destacó de ella “su gran simpatía y espontaneidad”, merced a la cual se ganó el cariño de los vecinos de Martos.

Tras recibir Carmen el trofeo conmemorativo de la gala, llegó el turno del reconocimiento a Maruja, “la panadera del Nuevo Martos”. María León nació en el municipio cordobés de Castro del Río y es la menor de tres hermanas. Tras estallar la Guerra Civil, con tan solo dos años, huyó junto a sus padres a Martos, pero regresó a su tierra natal tras el fin del conflicto bélico. Allí se dedicó a la costura y se trasladó a Córdoba, donde contrajo matrimonio. Tras regresar a Castro del Río, trabajar junto a su marido en un obrador y pasar dificultades económicas, se trasladó a Martos, ya en 1986, para empezar una nueva vida en el recién nacido barrio del Nuevo Martos, donde su esposo y ella abrieron una panadería.

De ella se destacó en el acto su “carácter abierto y emprendedor”, dado que, a la oferta inicial de pan y dulces caseros, incluyó en su local latas de conservas, chucherías y bebidas frescas. Aunque hace casi dos décadas que se jubiló y regresó a Castro del Río por problemas de salud, el cariño que aún guardan por ella sus antiguos vecinos y el pueblo marteño sigue latente en la ciudad.