Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
13:35
h
URGENTE

Los novedosos alimentos de Elayo triunfan en la feria SIAL

El grupo empresarial de Castillo obtiene ocho premios en París

Un grupo empresarial surgido en 2012, basado en el olivar y su fruto y asentado en un pequeño municipio de Jaén, Castillo de Locubín, se codea con grandes corporaciones de todo el mundo. El paso de Elayo, por el Salón Internacional de la Alimentación (SIAL), cosecha ocho premios. En la feria de París, que acabará el jueves, se lleva un galardón al galardón al ingrediente más innovador, otorgado a la harina de semillas de aceituna. También son distinguidos la semilla de aceituna, los espagueti de aceitunas y perlas, la sal de olivo, el caviar de aceite, las miniolivas con anchoa, las miniolivas con limón y la semilla de aceituna con sal y escamas. Todo en la primera presencia en el certamen internacional.

Ante el público, la firma del castillero José María Olmo y su socio, Fernando Pérez Salgado, muestran otras innovaciones culinarias a partir del producto estrella jiennense, aunque no presentadas a concurso. Entre ellas se exhiben virgen extra con aromas, que gracias a la tecnología, se mantienen más tiempo; untable y mermelada de AOVE con estevia, aceite de semilla de aceituna y artículos extraído del hueso. Incluso se fabrican otros productos para compañías de varios países. La oferta de la firma de la Sierra Sur cuenta con un expositor propio, colorista y con un diseño fresco.

Elayo, ubicado en el polígono El Cerezo y con dieciocho trabajadores, está compuesto por tres sociedades limitadas. Se trata de Acer Campestres —la división de encapsulación alimentaria—, Elayotecnia —centrada en la semilla de aceituna— y Flysur —de extracción mediante fluidos supercítricos para sustituir los antioxidantes sintéticos—. Olmo, quien es el director general, subraya el carácter innovador de la actividad. Por ejemplo, de las miniolivas detalla que son diminutas formas ovoides con sabores reconstruidas a partir de la pulpa de aceituna de mesa. Carecen de hueso y pueden servir con apariencia negra o verde. En cuanto a la harina de semilla de olivo, menciona su creciente demanda. Por ejemplo menciona un pan con una parte de harina de este simiente elaborado en Reino Unido por el gigante Tesco. “Nos compran la semilla y la harina. Tiene un contenido en fibra bestial y un sabor bastante agradable”, dice.

Entre los múltiples proyectos de investigación sobresalen los preparativos para vender germinados de productos basados en la oliva. “En cinco o seis meses estará listo”, anuncia José María Olmo. Una de las ideas más punteras consiste en la obtención de “silestone” —un material apto para encimeras y otras superficies constructivas— a partir de hueso. “La madera del hueso no se hincha y es cálida”, apunta el empresario. Como ideas de I+D+i Elayo cuenta con aprovechamiento de los subproductos del olivar andaluz (Asoan), Nutraoleum —nuevos procesos en la industria almazarera para productos de alto valor biológico con aplicaciones en salud humana—, Nutradaf —de alimentos nutracéuticos—, Proteolimar y Proenadd —de proteínas y enzimas— y Germolive —dedicada a los germinados de semilla como alimento—.