Actualizado
lunes, 21 agosto 2017
14:04
h
URGENTE

Arroz caldoso

Ver comentarios
|
05/03/2017

El arroz armoniza con casi todos los tipos de alimentos y se conoce desde hace 9.000 años en Indochina, desde donde se extiende hacia la India y el norte del Himalaya. En Europa, el arroz es un cereal desconocido hasta que Alejandro Magno invade la India. Se extiende por el Mediterráneo gracias a la expansión de los árabes, quienes lo introducen por el norte de África y a la Península Ibérica durante el año 711. Desde la península se extiende su cultivo a Italia, en el Siglo XV, y a Francia posteriormente. Después del trigo, el arroz es el cultivo más extendido en el mundo, siendo la base de la alimentación en muchos países orientales, africanos y sudamericanos. Aunque su consumo en la península data del Siglo VIII, no es hasta finales del Siglo XVIII cuando se comienza a tener una cocina en la que el arroz es el protagonista. Esta receta la preparaba mi abuela en la lumbre, en una sartén honda para facilitar que no se evaporase el caldo. En reuniones con la familia y los amigos, seguimos manteniendo esta costumbre, en honor de nuestros antepasados.

Elaboración

INGREDIENTES.

Pollo, 5 dientes de ajo, judías verdes, pimiento rojo y verde, alcachofas, tomates, azafrán en hebra, perejil, pimienta, arroz, vino blanco, agua, aceite de oliva virgen extra y sal.

PREPARACIÓN.

Lavar y trocear la verduras.

Freír 3 dientes de ajo en un poco de aceite y poner en el mortero con un poco de sal, pimienta, perejil, azafrán de hebra y 2 dientes de ajo crudos. Machacar y reservar.

En el mismo aceite, freír el pollo troceado sin piel, con un poco de sal. Marear. Una vez dorado, regar con un poco de vino blanco. Hará que tengas que usar menos sal, potencia el sabor de la receta y deja la carne tierna. No os preocupéis, después de unos minutos hirviendo, el alcohol se evapora.

Incorporar las judías verdes. Freír unos minutos y añadir el pimiento rojo y verde y las alcachofas. Cuando todo está bien pochado, echar el tomate rallado y freír 5 minutos. Añadir el “majao” del mortero, remover e incorporar el agua, hasta cubrir unos con unos tres dedos. Hervir 15 minutos. Añadir dos puñados de arroz por cabeza y cocer según las instrucciones del fabricante.

Consejo: La práctica de este plato hará que nos quede un arroz caldoso. No te preocupes si las primeras veces se queda seco. Debes tener en cuenta el tiempo de reposo, 5 minutos. Servir bien caliente.