Actualizado
lunes, 26 junio 2017
17:53
h
URGENTE

Carne con tomates

Ver comentarios
|
12/02/2017

La carne con tomates es un plato de antaño, que se cocinaba en la lumbre, observando lo que la receta demandaba, mientras su elaboración era lenta y cuidada. El resultado es una carne que se deshace en la boca, ya que queda sorprendentemente tierna y con un delicioso sabor a especias. Es un plato muy sencillo que hoy se puede encontrar como tapa en muchos bares de Andalucía. La carne empleada para esta receta es la que se utiliza para estofado. Así que, es habitual encontrarla con carne de ternera o magro de cerdo. Es cuestión de gustos. En casa de mi abuela, en lugar de la cebolla, se utilizaba el pimiento verde en rodajas. ¡Delicioso! Debido a que a algunas personas se le repite el pimiento, puedes sustituirlo por cebolla. Puedes usar tomate triturado de lata, pero si decides preparar una salsa de tomate casera, el resultado es espectacular. No te pierdas la receta de la semana que viene, donde te muestro cómo prepararla.

Elaboración

INGREDIENTES.

1/2 kilo de carne magra de cerdo cortada en dados, 1 cebolla grande o 1 pimiento verde, 4 dientes de ajo, 1 vasito de vino blanco, 2 hojas de laurel, 1 kilo de tomate triturado, aceite de oliva virgen extra (AOVE), sal, pimienta, orégano o tomillo (opcional).

PREPARACIÓN.

Tener la carne cortada en dados de unos dos centímetros. En una cacerola, freír con un poco de aceite la cebolla o el pimiento. Añadir la carne y marear unos minutos, con cuidado de no quemar la verdura. Incorporar el ajo en rodajas. Salpimentar y utilizar el orégano o el tomillo.Verter el vasito de vino y cocer diez minutos con la tapadera de la cacerola. Dejar un par de minutos destapado para que se evapore un poco el vino.

Añadir el tomate triturado. Volver a tapar, si no quieres manchar toda la cocina, y cocer a fuego lento durante quince o veinte minutos, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.

Servir acompañado de patatas fritas a “puricos”, es decir, a tiras. También va muy bien con un poco de arroz blanco cocido.

Consejo: Puedes preparar este plato con anterioridad y guardarlo en el frigorífico, ya que mantiene intacto su sabor. Ideal para tener a mano los días laborares o festivos.