Actualizado
sábado, 18 noviembre 2017
15:31
h
URGENTE

El consumo de frutas y hortalizas en España

BUENA DIGESTIÓN. El consumo mínimo de este tipo de productos tan beneficiosos debe ser de cinco piezas al día
Ver comentarios

La cadena de producción y transformación de frutas y hortalizas en España es de las más importantes del mundo y por ello, cuenta con una de las ferias sectoriales más importantes del ámbito internacional, como es Fruit Attraction, que se celebró del 18 al 20 de octubre en Madrid. Aprovechando su celebración en el estand del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se presentó el decálogo del buen consumidor de frutas, hortalizas, zumos, conservas y vegetales y hortalizas ultracongeladas. En España este sector representó en 2016 el 39% de la Producción Final Agraria y hasta un 63% de la Producción Vegetal siendo además una potencia mundial en producción y comercialización. Aproximadamente existen 1,5 millones de hectáreas de cultivos en España, de las cuales 921.000 corresponden a hortalizas (38%), cítricos (34%) y otras frutas (28%). La producción total supera los 30 millones de toneladas. De esta cantidad, el 54% corresponde a hortalizas, el 24% a cítricos, el 11% a frutales no cítricos, el 9% a patatas y el 2% a otros frutos. La riqueza generada por la producción primaria se consume en el mercado interior y también se exporta, tanto en fresco como procesada en forma de zumos, conservas o ultracongelados. Aproximadamente y como media, el 20% de la producción se destina a la transformación. Se transforma el 24% de las hortalizas, el 20% de las frutas cítricas, y el 14% de la restante. Además, el sector exportó en 2016 por valor de 12.486 millones de euros (7.279 milloness en frutas y 5.206 millones en hortalizas), y sus transformados (bien en zumo, conservas o ultracongelados) alcanzaron los 2.789 millones de euros en este mismo periodo, según datos de Aduanas. A la vista de estas cifras se puede decir que ambos sectores generan gran actividad en España y miles de empleos. En este sentido, vivir en España representa una oportunidad única para consumir frutas, hortalizas, y sus transformados en zumos, conservas y ultracongelados, pues se consiguen fácilmente y a precio razonable. Además pueden ayudar a llevar una dieta equilibrada y saludable, ya que aportan beneficios al organismo debido a sus cualidades nutricionales. Aparte del agua que contienen, que ayuda a hidratar, aportan minerales, vitaminas y gran variedad de componentes con actividad antioxidante, beneficiosos para la salud. Su consumo diario está asociado a un menor riesgo de enfermedad y mortalidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la baja ingesta de frutas y hortalizas ocasiona enfermedades que pueden llegar a causar la muerte, en su mayor parte por enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes. Este organismo recomienda un consumo mínimo de 400 gramos diarios, considerando como objetivo llegar a los 600. En este sentido, la asociación “5 al día” promueve el consumo, al menos, de 5 raciones diarias entre frutas y hortalizas y considera que una podría sustituirse por un vaso de zumo comercial. En España, según la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, el porcentaje de menores de 18 años que cumplen las recomendaciones de consumo diario mínimo es del 3,38%. En los adultos este porcentaje sube al 9,71%, pero sigue muy bajo. Un vaso de zumo puede ayudar a subir estos valores y a cumplir con el consumo recomendado por las autoridades sanitarias, ya que además existen estudios científicos que afirman que las personas que los consumen, toman también mayor cantidad de frutas y hortalizas. Es muy importante cubrir las necesidades nutricionales personales con una dieta equilibrada y variada. España es rica en productos hortofrutícolas y de origen animal, frescos y transformados. Todos ellos forman parte en mayor o menor medida de la dieta mediterránea que es además un modelo que forma parte de nuestro patrimonio cultural y que debemos defender. Por todos estos motivos, las organizaciones profesionales agrarias, Asaja y UPA, Cooperativas Agroalimentarias, la Asociación Española de Conservas Vegetales (Agrucon), la de Fabricantes Vegetales Congelados (Asevec) y la Federación Nacional de Asociaciones de Transformados Vegetales y Alimentos Procesados (Fenaval) han elaborado este decálogo.