Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
20:07
h
URGENTE

Flores fritas

Ver comentarios
|
09/04/2017

La flor es un dulce frito de la repostería española tradicional de Castilla-La Mancha, concretamente en la zona del Campo de Calatrava, de ahí su forma similar a la cruz de Calatrava. Este dulce forma parte de las llamadas “frutas de sartén”, nombre que se utilizaba para denominar a todos los dulces que se fríen en lugar de hornear. Ahora que empezamos la Semana Santa, las pastelerías de Jaén engalanan sus vitrinas con dulces típicos de estas fechas y en las casas es muy común prepararlos con días de antelación. Entre ellos encontramos flores fritas, torrijas, roscos de anís, hornazos... Es un dulce fácil de elaborar que se introdujo en Europa a través de los árabes que ocupaban la península ibérica. En Al-Andalus se llamó “sopaipa” a la masa de harina frita y, posteriormente, “enmelada”, siendo el desencadenante de todas las masas fritas como buñuelos, churros, tortillas... Servir acompañadas de un buen café, té o infusión.

Elaboración

INGREDIENTES.

6 huevos, medio litro de leche,

250 gramos de harina, 1 pizca de bicarbonato, 1 cucharadita de canela, ralladura de limón (opcional).

PREPARACIÓN

En un bol, batir los huevos enérgicamente. Añadir la leche y batir de nuevo. En otro bol, mezclar la harina, el bicarbonato, la canela y la ralladura de limón. Añadir todos los ingredientes secos poco a poco sin dejar de remover, hasta obtener una mezcla homogénea.

Poner el aceite a calentar, en una sartén profunda. Tener el molde para las flores preparado y bien seco. Cuando el aceite esté bien caliente, introducir el molde de hierro y esperar a que coja otra vez temperatura. Ahora introducir el molde en la masa preparada. Dejar escurrir un poco e introducir en el aceite hirviendo. Aguantar unos segundos y mover el molde suavemente de arriba a abajo, hasta que se suelte la masa del hierro. Cuando empieza a dorarse, darles la vuelta con cuidado de no romper la flor.

Una vez fritas, las vamos dejando escurrir en una bandeja cubierta con papel de cocina. En un plato mezclar azúcar con canela y bañar las flores. Preparar grandes cantidades y guardarlas y porque una vez que las prueban, vuelan.

Consejo: para que las flores se conserven bien crujientes, guardarlas en una caja de lata. Así podrás prepararlas con bastantes días de antelación.