Actualizado
sábado, 16 diciembre 2017
11:55
h
URGENTE

Gachas dulces

Ver comentarios

Las gachas dulces son un plato que se elabora con harina tostada, leche, azúcar y canela. Su denominación “dulce” proviene del empleo de estas en los desayunos. Es un plato que se sirve el Día de los Difuntos, pero es muy común encontrarlas durante todo el mes de noviembre en restaurantes de nuestra región y, cómo no, en nuestros hogares. Cuentan nuestras abuelas que, durante esta festividad, la gente se reunía a rezar y, para que todo fuera más llevadero, se ofrecían reconfortantes gachas. Luego, con las que sobraban, los jóvenes salían a tapar las rendijas de las puertas y cerraduras para impedir que los espíritus de los fallecidos entraran en las casas. También es tradición poner lámparas de aceite en las casas para iluminar el camino de los muertos. Es normal que la forma de prepararlas varíe en cada casa. Esta receta es de mi suegra, Angelita, que con tanto cariño nos las prepara todos los años.

Elaboración

INGREDIENTES.

Trocitos cuadrados de pan del día anterior, cáscara de naranja (o limón) recién cortada,

anís en grano (matalaúva), 1 litro de leche, 4 ó 5 cucharadas soperas de harina de trigo, 4 ó 5 cucharadas soperas de azúcar, canela molida para espolvorear, un vasito de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal.

PREPARACIÓN.

Poner el aceite en una sartén que tenga fondo. Cuando esté caliente, introducir la cáscara de naranja y freír un poco para que el aceite no sepa a crudo. Sacar y tirar la cáscara.

Ahora freír los trocitos de pan. Sacar y escurrir sobre papel de cocina los tostones. Bajar el fuego.

Freír un poco la matalaúva, con cuidado de que no se queme, solo unos segundos. Echar inmediatamente la harina y remover continuamente, hasta que quede tostada, si no quedará cruda y el resultado final no será el mismo. Añadir la leche, la sal y el azúcar.

Hervir durante 15 minutos aproximadamente removiendo continuamente. Estarán listas cuando hayan espesado. Un minuto antes de retirarlas del fuego, incorporar los tostones de pan. Servir en una fuente bien bonita, espolvorear con canela en polvo y dejar enfriar. Ya solo falta disfrutarlas en buena compañía.

Consejo: No dejar de remover, si no saldrán grumos. Si llegan a salir, coger la batidora para deshacerlos.