Actualizado
sábado, 19 agosto 2017
16:21
h
URGENTE

Salmorejo

Ver comentarios
|
09/07/2017

El salmorejo es una sopa fría que se consume como primer plato, tapa o acompañamiento de platos, sobre todo fritos. Su origen se remonta a las primeras elaboraciones donde el hombre trituraba los ingredientes en un par de piedras. Cabe resaltar que los primeros salmorejos no llevaban tomate. Fue tras el descubrimiento de América cuando el tomate empezó a formar parte de esta receta para dar color rojo al salmorejo blanco inicial.Para nuestros abuelos era un plato humilde que elaboraban en mortero a golpe de brazo, donde los días de fiesta, o de mayor disponibilidad de alimentos, añadían un huevo duro.Su receta ha ido evolucionando con la aparición de los electrodomésticos en la cocina popular a mediados de los años sesenta, con lo que su demanda se extendió gracias al uso de la batidora eléctrica y el robot de cocina. Tanto, que es común encontrarlo envasado en la zona refrigerada de muchos comercios. ¡Te invito a que le des tu toque personal!

Elaboración

INGREDIENTES.

1 kilo de tomates pera maduros, 1 cebolleta, 1 pimiento verde, 1 diente de ajo, 1 rebanada de pan del día anterior, aceite de oliva virgen extra (AOVE), vinagre, sal, 2 huevos duros, jamón serrano picado, trocitos de pan tostado (opcional).
CREMA DE MANTEQUILLA.

4 claras, 240 gramos de azúcar, 70 mililitros de agua, 1 cucharada de glucosa, 400 gramos de mantequilla y unas gotitas de esencia de chicle.

PREPARACIÓN.

Lavar los tomates, la cebolleta y el pimiento verde. Pelar y picar. Poner en una fuente honda. Incorporar el diente de ajo y el pan humedecido con un poco de aguafría. Regar con un buen chorreón de aceite de oliva, vinagre y sal. Llegado este punto, me gusta tapar la fuente un tiempo y refrigerar. Suelo pensar que los sabores y olores se van asentando, en una fusión armoniosa. Si no dispones de mucho tiempo, no te preocupes, pasa directamente a triturar con la batidora eléctrica. Mantén en el frigorífico hasta el momento de servir, bien frío. Unos minutos antes, decora con los huevos duros picados, el jamón y el pan tostado. Rociar con un hilo de aceite de oliva cada plato.

Consejo: el salmorejo, al igual que el gazpacho, tiene diversas variantes en sus ingredientes. Pero, en lo que siempre suelo insistir es en el equilibrio exacto entre el aceite, la sal, el ajo y el vinagre. Prueba las veces que haga falta hasta encontrar las proporciones que más te guste. Después, te saldrá a ojo.pende de vuestra imaginación. ¡Buena suerte!