Actualizado
sábado, 16 diciembre 2017
22:11
h
URGENTE

Palabras que importan

El director de Diario JAÉN resalta el valor del diálogo como instrumento de convivencia. Reivindica “el buen periodismo que pregunta a la gente” y el compromiso con la provincia

“Porque las palabras todavía importan”. Y vaya si importan, sobre todo cuando se dicen ante “amigos de corazón y de piel, amigos de alma y abrazo largo”. Amigos a los que estuvo dirigido el discurso de bienvenida del director de Diario JAÉN. Fue un canto a la palabra como “instrumento de la convivencia social”, como “el único camino para llegar a la verdad”. Una reflexión que, como el propio Juan Espejo González se encargó de recordar, es más que necesaria en estos tiempos en los que estamos tan cerca y, a la vez, tan lejos, y en los que, además, es necesario dialogar, pactar, ceder... “Por eso, es tan importante la palabra, porque las palabras todavía importan, déjenme que se lo repita”, señaló.

En este marco, el director del periódico provincial puso de manifiesto que no hay nada mejor que dar a una sociedad la palabra “para que se manifieste, crezca, se desarrolle social y culturalmente por medio de la reflexión, de la escritura y el verbo, la información y la opinión libre”. Es lo que Juan Espejo denominó “convivir”. “Es lo mismo que decir preguntando y escuchando. Sí, es cierto, al preguntar confiesas tu ignorancia, que es el primer paso hacia la sabiduría; por eso, una pregunta lleva más lejos que una respuesta”, aclaró.

Y es aquí cuando el director de Diario JAÉN puso en relación el valor de la palabra como instrumento de convivencia con quienes, “con emoción, sentimos a diario el pálpito del periodismo”: “De ese buen periodismo que le pregunta a la gente antes de opinar de la gente”, remarcó.

Juan Espejo puso de manifiesto la importancia de que un periódico “abra sus ventanas de par en par a todo el mundo” para que pueda tener “alma”. Y puso dos requisitos más para conseguir este objetivo: hacer de la pluralidad y la convivencia de ideas su máxima de trabajo y ser capaz de catalizar el cambio de una sociedad a través de la innovación permanente de contenidos y continentes: “El arca y lo que contiene el arca, todo es importante”, apuntó. El director de Diario JAÉN aseguró, igualmente, que la intención de los periodistas no es “vender certezas ni dogmas”: “Lo único que pretendemos y queremos, cada día, cada periódico, es despertar el yo interior de ustedes”, afirmó. Un trabajo, el de informar cada día, en el que no hay ataduras: “Es más, comprobarán, asimismo, una doble y única dependencia, de quien lo hace y de quien lo lee, exclusivamente”, añadió. Espejo González habló que esta victoria ha sido ganada “a pulso” por el empeño de la empresa editora y de los periodistas, “que se fajan a diario en sus páginas por sacar a flote todo lo bueno de Jaén”.

Lógicamente, no faltó en el discurso la referencia a la tierra que le da nombre al periódico: “Porque lo importante es el camino, el proceso, el proyecto, la ilusión por un algo, una simple chispa de esperanza en el mañana, que afortunadamente para Jaén, ahora esta preñado de autoestima. “Esa es la principal conquista de la sociedad jiennense en la última década, la autoestima, el orgullo de ser de Jaén, vivir en Jaén, sentir Jaén... soñar Jaén cada poro de nuestra vida”.

Para terminar, Juan Espejo reivindicó el orgullo de lo que se hace “con ganas, con mucho sudor y también con lágrimas”. Y reclamó “ser osado en la aventura de vivir el periodismo al límite”: “Aunque caigamos”, señaló. Y, “encomendado al Santo Rostro”, les dijo, con orgullo, a los invitados: “Busquen, comparen y si encuentran algo mejor cómprenlo”.