Actualizado
martes, 28 marzo 2017
13:52
h
URGENTE

Un prodigio de voz lírica

Miguel Ángel Ruiz cantó el “Himno a Jaén” para cerrar la Gala de los Jiennenses del Año. El tenor eligió la partitura original que compuso el maestro Emilio Cebrián, precisamente, para una voz tenor, en una escala más alta que para banda

Escuchar al tenor Miguel Ángel Ruiz es un verdadero deleite. Su actuación cerró la Gala de los Premios Jiennenses del Año 2015 en la Plaza de Santa María, con la fachada de la Catedral de fondo. Su “Himno a Jaén”, del maestro Emilio Cebrián, fue una delicia para los oídos. Miguel Ángel Ruiz cantó con un fondo de piano, es decir, con una grabación del acompañamiento de piano. Pero lo portentoso era su voz, con unos altos templados y timbrados que rozaban la cruz de la veleta de la Catedral. Cantó en la tonalidad original de la composición del maestro Cebrián, apta solo para quienes son capaces de culminar el Everest sonoro. Y Miguel Ángel Ruiz hincó en la cumbre su bandera. Emilio Cebrián escribió el himno para que lo cantase un tenor. Este matiz se puede apreciar, por ejemplo, cuando la Banda Municipal de Música interpreta el “Himno a Jaén”, siempre lo hace con una tonalidad más baja, es decir, más grave. De ahí el mérito de Miguel Ángel Ruiz. Afrontó un reto ante un público amplio y lo resolvió a las mil maravillas, como los grandes, como el grande que es. Cosechó un sonoro aplauso del numeroso público que se dio cita en la Plaza de Santa María. Previamente a su actuación, el tenor comentó sobre la pieza escogida: “Este es el himno de mi tierra, donde yo nací y donde vivo, por eso para mí es muy especial”.

Hace unos días el tenor dio un paso adelante al representar en el escenario del Teatro Infanta Leonor la ópera “Tosca”, de Giacomo Puccini, con sus alumnos del taller de Canto de la Universidad Popular Municipal (UPM) de Jaén. “Tosca’ —dijo— ha sido mi estreno en ópera y fue una experiencia muy buena, ya que el público salió maravillado”. Profesionalmente comenta que está centrado en sus clases de la UPM, ya que se dedica a la enseñanza, aunque la compagina con los recitales que van surgiendo.

Miguel Ángel Ruiz nació en Jaén y es diplomado en Informática por la Universidad de Castilla-La Mancha. Recibió clases de Pedro Lavirgen y de Josefina Arregui. Como solista ha interpretado oratorios entre los que cabe destacar los “Réquiem” de Mozart y de G. Faure, el “Stabat Mater” de Rossini, la “Misa de Coronación” de Mozart, o la “Misa Coral de Pío X”, de Vilaseca. Es un tenor de voz sonora, poderosa y nítida.