Actualizado
martes, 27 junio 2017
11:19
h
URGENTE

El joven Alberto Vico “se consagra” como bordador en Córdoba

El artesano culmina, después de ocho meses, la túnica del Señor de la Redención, estrenada en un viacrucis
  • GRANDIOSIDAD. El Señor de la Redención, con la flamante túnica.
    GRANDIOSIDAD. El Señor de la Redención, con la flamante túnica.

La carrera como bordador del joven Alberto Vico vive un punto de inflexión gracias a un encargo de categoría. El Cristo de la Redención de Córdoba lució, en un viacrucis cuaresmal, la túnica cuya elaboración encomendó al alcalaíno.

Vico, de veintiséis años, entregó el resultado de un trabajo de ocho meses en su taller de la calle Pedro Ríos, un proceso en el que contó con la ayuda de su equipo. Se basa en un diseño regionalista, obra del cordobés Miguel Ortiz. El bordador empleó hilo de oro y sedas para algunos elementos, con la aplicación de metales y piedras, como lentejuelas y casquillas metálicas, mientras que los engarces llevan cristales de Swarovski, en tono amatista y rojo.

El resultado ha causado buena impresión en el mundo cofrade de Córdoba, ciudad hasta la que Alberto Vico se desplazó para entregar la pieza en compañía de Miguel Ortiz. Tampoco quiso perderse el estreno. El artesano se muestra contento con lo conseguido. “Hasta la fecha, es el trabajo más grande que he hecho”, explica el joven, que espera que este proyecto le abra puertas y dé a conocer su nombre en los principales centros de la Semana Santa de Andalucía. Por ello, no oculta su ilusión con el momento profesional que disfruta y las posibilidades que se le presentan por delante.

Pese a su edad, Vico lleva alrededor de una década vinculado con el mundo del bordado. Sus comienzos fueron en un taller de recorte o aplicación promovido por la Cofradía de la Borriquilla. “Después fue todo bastante rodado, gracias a pequeños encargos de mis amigos. Seguí con lo que había aprendido, probando en mi casa y visitando los talleres de gente grande”, relata el creador.

Aunque en Alcalá hay otras personas que trabajan el bordado vinculado con imágenes religiosas —por ejemplo, Pedro Gálvez—, Alberto Vico es el único que se dedica, con miras profesionales, a este campo de la artesanía. No obstante, puede crearse escuela, pues la Cofradía de Penitencia de Nuestro Padre Jesús en la Oración en el Huerto de los Olivos y María Santísima de la Esperanza impulsa una acción formativa que ha suscitado interés, con la presencia de alumnos que desean aprender.

Hasta el momento, Alberto Vico ha confeccionado la túnica de Nuestro Padre Jesús de las Penas de Cabra (Córdoba) y la bambalina delantera del palio de la Virgen de la Estrella, de la Cofradía de la Borriquilla, dentro de un proyecto al que le faltan varias fases antes de quedar acabado. Igualmente debe concluir unos paños de bocina para el mismo colectivo y, también en tierras cordobesas, un estandarte solicitado desde Almedinilla. “Espero que después de esta Semana Santa lleguen más encargos a mi taller”, manifiesta, contento, Vico.

En referencia a la situación del sector, el artífice considera que “no está en auge ni en pérdidas”, es decir, que existe un nivel de trabajo aceptable, aunque se mira por el dinero. Su llegada a la disciplina que domina es un tanto casual, ya que en casa de Vico no existía tradición cofrade. Sin embargo, él, en la actualidad, pertenece, incluso con labores directivas, a dos colectivos señeros de Alcalá, La Borriquilla y la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud.