Actualizado
lunes, 26 junio 2017
21:10
h
URGENTE

La dignidad de una cochera

De un local sin ornamento sale a la calle Jesús de la Caridad en un memorable estreno en la Semana Santa
|
11/04/2017

Sin marco renacentista, sino de una humilde cochera de la calle Venta Cañero, salió la imagen de Jesús, la primera que procesiona la Cofradía de Caridad y Salud, recién incorporada a la Semana Santa. Fue emocionantísima. El capataz, Sergio Palomino, cogió a su hija Ainhoa en brazos cuando terminó de dirigir la primera de las maniobras del paso, ejecutada con sincronía por unos cuarenta costaleros. “Vamos Pipi”, gritó por los respiraderos, en homenaje a Jesús Cruz, el vocero de la cuadrilla, uno de los que empujaron, desde la directiva para lograr la “añorada” procesión, como la definió Bruno Trujillo, el hermano mayor. La vía donde está la cochera es una bocacalle de la Avenida de Granada y por allí comenzaron los cuarenta hermanos su recorrido, acompañados por representantes de otras hermandades de Pasión y Gloria e instituciones, como el Colegio de Enfermería.

Es un rincón poco acostumbrado a estas escenas, una vía frecuentada por deportistas y gente que va al taller. Por eso, la subida del trono llamó muchísimo la atención y mereció el lanzamiento de pétalos de rosa y los aplausos de vecinos y público, entre el que estaba el exalcalde y secretario de Estado, José Enrique Fernández de Moya. Todos quedaron admirados con el buen hacer de la banda del Gran Poder de Granada, que interpretó, entre otras, la Marcha Real, la Pasión, Caridad y Eternidad. Sobre el hecho de que la procesión salga de una cochera, el hermano mayor, convencido de que el año que viene ya será de un templo, no obstante, juzgó: “El Señor nació en un portal, en Belén”.