Actualizado
viernes, 23 junio 2017
14:28
h
URGENTE

La Pasión reluce entre belleza y fe

El Resucitado pone hoy el broche de oro a una Semana Santa “casi” perfecta
Ver comentarios

Alcaudete destiló fe a borbotones entre la pasión y la belleza de esos más de veinte pasos que durante toda la semana embriagaron de fervor el pueblo. Hoy, El Resucitado, cuya salida está prevista a las doce y media, de la iglesia de San Pedro, y el emotivo encuentro con Nuestra Señora de las Nieves abrirá, de nuevo, la cuenta atrás.

La lluvia fue la protagonista de la primera parte de la semana. También lo fue la Virgen de la Esperanza (obra del sevillano Ventura Gómez) que tiñó de verde, por primera vez, las calles de la villa. El agua le sorprendió casi al final del recorrido, lo que obligó a la hermandad a refugiarse en la iglesia de Santa Clara, sin poder finalizar la estación de penitencia. La Cofradía del Huerto tuvo mejor suerte, el Lunes Santo, y pudo relucir nuevo el trono del Señor. María Magdalena y la Virgen del Rosario lucieron como nunca con esa gran “petalá” que recibieron en la Plaza del Ayuntamiento. Los cuatro pasos del Martes Santo decidieron salir y la lluvia les sorprendió a mitad de camino. El Cristo de la Columna, al son gitano y bajo el arropo de su Madre, la Amargura (con nueva saya en granate bordada en oro), tuvo que regresar a su templo. También lo hizo San Juan. El mal tiempo que empañó los primeros días remitió y dio paso a días de resplandor cofrade. La Piedad, el Cristo de la Misericordia y la Virgen de las Lágrimas realizaron su recorrido con normalidad. “La Madrugá” brilló con la Expiración, la Hermandad de las Nieves, el Cristo de la Humildad y Nuestra Señora de la Antigua. Esta última procesionó con trono restaurado.

Los pasos vivientes como el Paso de Abraham protagonizado, este año, por Edmundo de Torres, Luis Antonio Fernández y Cintia Villén, se vivieron con más intensidad si cabe. La cofradía de los Apóstoles, reconocida por Diario JAÉN por su enorme labor en la recuperación de las tradiciones, discurrió por las calles junto con Jesús Nazareno, San Elías, la Virgen de los Dolores, que portó un crespón en memoria del cofrade Diego Ortega y la Verónica, que lució nuevo paño pintado por la alcaudetense María del Carmen Cabezas.