Actualizado
jueves, 27 abril 2017
23:49
h
URGENTE

El Festival Iberojoven se hace viral con música de “kilates”

Más de cuatro mil personas disfrutan el Peal de OBK, Eskorzo o Los Inkautos
Ver comentarios
|
10/04/2017

Casi cuatro mil personas pasaron por el festival con el que Peal de Becerro celebra la llegada de la primavera desde hace seis años, procedentes desde toda la provincia y, esta vez, con autobuses puestos en servicio, de forma gratuita, a propósito para la cita. Tributo a Ketama inauguró la zona mercadillo, que estuvo habilitada hasta la hora de cierre, y se atrevieron con un segundo escenario mas “underground” donde, desde de las diez de la noche y hasta las siete de la mañana, pincharon los DJ´s Jimmy B2B DiegoLópez, Eme Castro, Robert Guerrero, Toni Varga, Gonçalo y Horacio Cruz.

El escenario principal se abrió, la tarde del sábado, con el DJ local Antonio Diaz, quien junto a Manuel Muñoz, de La Voz, daban paso al grupo de Rock SDM. Los pealeños presentaban algunas de las canciones que aparecerán en su próximo lanzamiento Por cosas así seguimos amando el Rock&Roll. Mas tarde Inkautos —del municipio vecino de La Iruela— dio continuidad al estilo musical y llamó a rebelarse contra el sistema. A las ocho, Memory Band atrajo la atención del público mas adulto y recordó canciones de los ochenta y noventa. Entrada la noche se presentaron los granadinos Pangloss, un rock lírico fraguado en Calle Elvira.

Hubo que esperar a las diez y media para que Jordi Sanchez, de OBK, devolviera al “tecno-pop” del siglo XX y los presentes se dieron cuenta de que, veinticinco años después, se acuerdan de más canciones de las que creían, como De que me sirve llorar, La Princesa de mis Sueños, Tu sigue así y, por supuesto, Historias de Amor, con la que cerró su actuación, no sin antes recordarlos origenes del grupo con una versión personal del Personal Jesus de Depeche Mode, con la que pareció ganar una batalla musical al ruido que procedía del escenario contiguo, que el cantante soportó estoicamente. Metidos ya en la madrugada del domingo apareció en el escenario El Canijo de Jerez —que ya presentó en solitario La lengua chivata en este festival en 2015— en esta ocasión de la mano de Juanito Makandé, con quien desde este año conforma el grupo Estricnina. En este contexto, se presentaron como “un veneno altamente tóxico y muy peligroso”, con el que juntos transportaron al público hasta su Cádiz natal.

Sin salirse de Andalucía volvian a tomar protagonismo los sonidos granadinos. Esta vez era el grupo Eskorzo, que presentó La Pena, el “single” de su próximo disco mientras el púbico continuaba dándolo todo. Tan solo había pasado un día desde que la banda decidiera subirse a un tejado del colegio granadino Luis Rosales para presentar el single como si de los Beatles se trataraPara cerrar el telón del escenario principal la organización contó con DJ Nano conocido a nivel internacional quien puso el broche de oro a la sexta edición de un festival que sin duda tendrá continuidad.

Efectivos de la Protección Civil, Cruz Roja, Policia Local y Guardia Civil que se encargaron de que la cita transcurriera sin incidentes graves.