Actualizado
domingo, 19 noviembre 2017
13:10
h
URGENTE

La música “blues” arrasa Cazorla

Un año más, el festival se consolida como un referente internacional
Ver comentarios

Uno de los festivales de música más importantes del mundo, Blues Cazorla, y una cita ineludible para los aficionados a este género, clausura con un éxito rotundo un año más, y ya son veintitrés. Una edición más, el festival incluyó en su oferta los principales grupos de música “blues”, internacionalmente conocidos, además de seguir con la apuesta por jóvenes promesas dentro de esta modalidad musical, que mueve a miles de personas. Veintiséis grupos son los que pasaron por Cazorla para volver a hacer las delicias de un público entregado que no falló y se volcó en cada una de las actuaciones por los escenarios elegidos para esta edición: la Plaza de Santa María, el teatro de la Merced, el auditorio del Cristo y la plaza de Toros.

Tres días en los que el “blues” fue el máximo protagonista, del que disfrutaron más de veinticinco mil personas, que cada año se congregan para deleitarse con la gran variedad de música que se oferta, el ambiente, y en esta edición en especial, las altas temperaturas que soportaron los participantes. Un festival que cada temporada incorpora novedades para sorprender a los asistentes y que en esta ocasión no quiso ser menos. Uno de los platos fuertes que se reservaron para esta temporada y que ocupó un gran protagonismo, fue el concierto del Tjamo: The Taj Mahal & keb “Mo” Band, dos de los artistas más conocidos y esperados dentro de la programación. Además de musicos internacionales que suponen una leyanda “viva” y de otros artistas que empiezan, Blues Cazorla, siempre tiene un hueco para profesionales de la tierra, y este año repite la banda ubetense Guadalupe Plata, que volvió al auditorio a reunirse con todos sus paisanos, ya que no es la primera vez que visitan el festival en una apuesta por incluir lo mejor de fuera y dentro del país en la programación. Además de música se prepararon otras actividades complementaras que aportaron un plus a la cita, como son “master class” con artistas, entrevistas en las que participó el público y una actividad especial que se celebró por segundo año consecutivo, el concurso de bandas BluesCazorla Blues Battle, que también cuentó con una gran acogida. La espectación que cada año provoca el festival hace que la ocupación hotelera roce el cien por cien, y desde el Ayuntamiento “se quiera preparar un campin para aquellos que no pueden quedarse en la ciudad”, aseguró el alcalde, Antonio José Rodríguez, ya que son más de tres mil abonos los que se vendieron en esta edición.

Un festival multitudinario que cerró su vigesimotercera edición con éxito y sin incidencias y que ofreció un gran nivel de espectáculos a un público dispuesto a repetir cada año, ya que la calidad musical que ofrece el Blues Cazorla desde sus comienzos hace que sean muchos los “valientes” que desafían a las altas temperaturas para disfrutar de unos días únicos e irrepetibles.