Actualizado
martes, 22 enero 2019
17:08
h
URGENTE

“Objetivo Sur” lleva a la tele las imprudencias al volante

El programa recoge los desgarradores testimonios de conductores y víctimas
  • LUCHA. Juan Manuel Alcalde y Marina Romero, en el parque de bomberos de Jaén.
    LUCHA. Juan Manuel Alcalde y Marina Romero, en el parque de bomberos de Jaén.

Más de quinientas cámaras de la Dirección General de Tráfico se distribuyen en diferentes puntos de España para ayudar a reducir los riesgos que los conductores corren en la carretera, uno de los grandes talones de Aquiles de la sociedad española. Objetivo Sur abordó esta lacra social a través del testimonio de los conductores que perdieron varios puntos del carné de conducir por cometer imprudencias al volante, pero que iniciaron los trámites para recuperarlos, así como las historias humanas de personas que perdieron la vida por culpa de descuidos similiares y cuyos familiares echan de menos. Todo ello, a pesar de que, desde la implantación del carné por puntos, el número de fallecidos por accidentes de tráfico ha disminuido casi a la mitad.

Juan Manuel Alcalde es un bombero de Jaén que no solo se enfrenta diariamente a los efectos de los accidentes de tráfico en su profesión desde hace 34 años, sino que también en su vida personal, al perder a un hijo en la carretera. David falleció en agosto de 2011 con solo 17 años cuando iba de copiloto en un vehículo, ya que no tenía carné de conducir, que circulaba por Los Villares. El conductor cometió varias imprudencias que dieron como resultado un sisniestro mortal tras salir de fiesta una madrugada. Juan Manuel entraba a trabajar esa mañana y llamó muy temprano al móvil de su hijo para confirmar que estaba bien cuando cogió el teléfono un amigo del joven para informarle de la tragedia.

Juan Manuel, que tiene otro hijo que también quiere ser bombero, tuvo que terminar de sacar el cuerpo de su hijo del amasijo de hierros en el que se convirtió el coche. A raíz de su experiencia, se convirtió en el delegado para Jaén de Stop accidentes, una organización que pretende concienciar de los peligros de la conducción y evitar situaciones como la de María, una joven jiennense a la que se le retiró el carné de conducir tras dar positivo en un test de alcoholemia al que se sometió después de comer con unos amigos. Su imprudencia solo causó daños en el mobiliario urbano, pero quedó profundamente afectada al pensar que podría haber acabado con la vida de una persona.

El 98 por ciento de los accidentes de tráfico pueden evitarse si se respetan las normas de circulación. Juan Manuel Alcalde recuerda que el conductor no solo pone en juego su propia vida, sino la de los demás. El espíritu de lucha distingue a profesionales, que como él, hacen todo lo posible por ayudar a otros en situaciones de riesgo y son un ejemplo a seguir para aquellos que, por desgracia, viven una situación similiar a la suya.