Actualizado
sábado, 29 abril 2017
13:48
h
URGENTE

Todo es pose, todo es mentira

Juanma Moreno refleja la obsesiva autorrepresentación en I was there
Ver comentarios
|
12/04/2017

El turismo masivo más la obsesión por la autorrepresentación o lo que es lo mismo: ir al fin del mundo a echarse un selfie. Esta es la raíz del nuevo proyecto expositivo del artista de Alcalá la Real Juanma Moreno. Esta colección la ha titulado como I was there, las fotografías como “testigo” de que nosotros estuvimos allí, aunque no sean siempre fieles a la pura realidad. Este nuevo trabajo, la sexta exposición individual de autor, se puede ver en La Silla Eléctrica Artistas Visuales de La Alameda de Sevilla, ciudad en la que reside el alcalaíno desde hace ya cinco años. Son, como explica, composiciones en las que representa personas absurdas sobre un decorado: “Todo es mentira, todo es pose, todo son sonrisas”.

“Refleja ese narcisismo de ir hasta algún lugar para hacerte la foto”, reconoce. “Vivo en Sevilla, en el centro, y muchas veces parece un parque temático, cuando ves toda esa gente haciéndose fotos continuamente, algo que te da que pensar”, explica. Pero no fue su primer objetivo llevar este comportamiento humano tan actual al lienzo. “Empecé a pintar sin pensar en ello y, cuando tuve la obra, entre la responsable de la sala donde expongo y yo vimos que existía ese tema en común, que se hablaba de esa forma de turismo”, reconoce. “Las obras están protagonizadas por personas que se sacan fotos unos a otros, en posiciones imposibles y con fondos irreales”, señala. “No realizo un juicio sobre estos comportamientos, es más bien una representación”, destaca. Y es curiosa también la fórmula de inspiración para estas: “Cuando subimos una foto a internet siempre es en la que estamos sonriendo, con nuestra mejor cara. Suelo ir a las redes sociales y ver fotos muy rápido, la mayoría no me interesan. Busco, precisamente, lo contrario, esas otras imágenes que tienen algo especial”. De hecho, la obra de Juanma Moreno Sánchez está basada en la creación de historias narrativas y aparentemente inconexas a partir de imágenes raptadas.

I was there son, en total, once pinturas de gran formato, en las que compagina técnicas como el óleo sobre tela y la acuarela con lápices de colores y rotuladores, realizadas entre 2014 y 2017. “Normalmente, en mis colecciones, siempre hay una obra central pero en esta es curioso que están más equilibradas, son muy coherentes entre sí”, destaca. Esta exposición podrá visitarse hasta el próximo 6 de mayo, en este espacio joven dirigido por la artista Montse Díaz Simón en el que han expuesto artistas como el también jiennense Miguel Scheroff, Julio Díaz Rubio y Murdo Ortiz.

Otra característica del trabajo del artista alcalaíno es la experimentación de formatos, que ha llevado al autor a combinar la creación visual con la creación de apps de realidad aumentada, software que genera imágenes en base a algoritmos o dispositivos robóticos. De hecho, sus dos últimos proyectos iban encaminados en esta dirección. Fueron Pintura Aumentada , un proyecto de arte y tecnología que hace a la obra pictórica interactiva con contenido virtual a través de una aplicación programada por el propio artista, y Never Gone Forever, en el que también a través de un software de realidad aumentada, reflexiona en la paradoja de no ser dueños de nuestra propia memoria en internet. “Nosotros no borramos nuestra información expuesta en internet, solo la escondemos y pueda aparecer por ahí en cualquier momento”, explica. “En esta ocasión no utilizo tecnología, es una vuelta a la pintura”, explica. Pero sí adelanta que trabaja en un proyecto que tiene que ver con la robótica.