Actualizado
lunes, 21 enero 2019
21:01
h
URGENTE

Transistores triunfa en Jaén

El grupo repasa los éxitos de los 80 y 90 en una concurrida Posada de las Ánimas
Ver comentarios
|
06/01/2019
  • CONCIERTO. El grupo Transistores actúa en el pub La Posada de las Ánimas de Jaén.
    CONCIERTO. El grupo Transistores actúa en el pub La Posada de las Ánimas de Jaén.

La Posada de las Ánimas acogió una tarde de diversión y de buena música de la mano de Transistores, uno de los grupos que más éxitos cosechó en 2018 y que animó la víspera de Reyes con algunos de los grandes clásicos de los 80 y 90, sin olvidar los hits de los 60 y 70, con toques actuales que viran hacia el género indie y que representan el personal estilo de una banda con más de diez años de experiencia sobre los escenarios. De este modo, Mi gran noche, de Raphael; Princesas, interpretada por la banda madrileña Pereza o Enamorado de la moda juvenil, de Radio Futura, sonaron en el pub situado en la calle Hurtado, en un día en el que la magia se respiraba en el ambiente y las ganas de disfrutar llevaron de la mano a los asistentes hasta la pista de baile.

El grupo de jóvenes y talentosos artistas ofreció un magnífico espectáculo que convirtió la velada en inolvidable al recordar aquellos temas que ya forman parte de la historia musical de España, como Años 80, de Los Piratas o Nada fue un error, del argentino Coti. Más de 150 canciones componen el repertorio de los jiennenses que dieron una vuelta completa a la rueda de la música española para levantar a un público que les acompañó en todo momento con sus bailes, mientras cantaba los pegadizos estribillos.

Transistores creó así un universo paralelo al gentío que abarrotaba las calles para ver la cabalgata de los Reyes Magos, en el que brilló el mejor pop en español, a través de la voz de Miguel Ángel García, el cantante del grupo recientemente galardonado en los Premios Trepabuques concedidos por este periódico.

Un repertorio para el éxito

La banda, que cuenta con una dilatada experiencia, dispone de un repertorio de grandes éxitos que están grabados en la memoria colectiva de una generación. Es difícil no mover los pies y las caderas con esos ritmos que recurren a los “clásicos” de la edad dorada del pop nacional y que siempre consiguen la mejor respuesta por parte del público que compartió pista, mientras jaleaba al grupo y coreaban sus versiones a lo largo de una tarde solo para disfrutar.