Actualizado
miércoles, 23 agosto 2017
18:22
h
URGENTE

“Si te apasiona algo, solo puedes avanzar”

cristina mediero
Ver comentarios
|
12/04/2017
  • FELIZ. La actriz Cristina Mediero con su premio Lince de Jaén Audiovisual.
    FELIZ. La actriz Cristina Mediero con su premio Lince de Jaén Audiovisual.
Esta actriz madrileña, que creció en Córdoba, hizo, hace cuatro años, de Jaén su casa y, desde aquí, con un espíritu luchador y muy inquieto desarrolla su carrera en cine, teatro y televisión. Hace apenas unos días, era reconocida como Mejor Actriz en la primera edición de los premios de Jaén Audiovisual y tiene un año intenso de proyectos por delante

—Hace apenas unos días recogía el Premio Lince como Mejor Actriz en la primera edición de Jaén Audiovisual por Las sobrinas de Valerie, un trabajo que no deja de dar alegrías a todo el equipo.

—Estamos muy felices porque ha recibido el Premio de la RTVA a la Mejor Producción Andaluza, también se llevó el de Mejor Corto en Bailén de Cine; reconocimientos para Gregor Acuña como protagonista y, además de mi premio, en Jaén Audiovisual, ganó Peluquería y Maquillaje. Además está siendo seleccionado por muchos festivales y se ha visto, además de en Madrid y Barcelona, en Serbia.

—Hace unos meses formaba parte del reparto de Agosto. Condado de Osange, un proyecto teatral con talento cien por cien jiennense que se estrenó con muchísimo éxito en el Festival de Otoño. ¿Cree que fue un buen paso para que Jaén reconociera el valor de sus artistas?

—Intentamos hacer cada proyecto con la mayor calidad posible. En Jaén hay un caldo de cultivo muy bueno, muchos profesionales y talento, lo que supone que salgan adelante estos trabajos que sorprenden a otros directores o actores que llegan desde fuera. Alucinan con nuestras ganas y nuestro afán por sacarlo todo adelante a pesar de las dificultades. Agosto tuvo detrás un año de trabajo muy duro de un equipo de más de quince personas y lo mínimo era que saliera un resultado muy decente.

—Y si mira hacía delante, ¿qué nuevos proyectos están por venir en los próximos meses?

—Este año estreno el corto Némesis, que rodé con Jorge García y también la película 12 días de Juan Antonio Anguita. Además, también estoy con mi compañía, La Paca, de gira, haciendo teatro en inglés y a punto de rodar otro corto que se llamará Nopera. Además de los casting y otras cosas que están en el aire, que no adelanto porque nunca se sabe.

—En los últimos años ha hecho cine, teatro, televisión, ha cantado, ha bailado,... todo tras una sólida formación, pero, ¿cómo descubrió esta vocación?

—Yo empecé a bailar antes que nada, muy chiquitita, y descubrí que me gustaba la interpretación mientras que estudiaba la carrera. Cuando empecé a hacer obras de teatro reconocí que me llenaba de una forma más amplía; me volví adicta a esta forma de expresarme. Después, me fui a Madrid a estudiar Interpretación ante la cámara y, al empezar a hacer los primeros cortos, todavía se me pone la piel de gallina al recordar las sensaciones que descubrí.

—La situación para los actores no es nada sencilla y cualquiera que toma la decisión de dedicarse a ello es muy valiente. ¿Qué le ayuda en los momentos bajos a seguir luchando?

—Esta profesión es muy dura y hay muchos momentos así; no solo hay altibajos económicos porque depende si hay trabajo o no hay, o se juntan varios proyectos interesantes a la vez y tienes que decir que no. Pero no solo es eso, siempre digo que es una profesión basada en el rechazo. De mil castin solo te dicen en uno que sí y tienes que levantarte cada día; no en todas las profesiones ocurre. Además, no solo juzgan tus aptitudes, sino también tu cuerpo, tu voz, tus emociones, por lo que hay que estar muy preparado para no hundirte. Yo nunca me he planteado dejarlo porque creo que no podría. Cuando estoy mal, me dura media hora. Me duermo y la mañana siguiente encuentro la manera de seguir adelante. Quien tiene una pasión tan absoluta por lo que hace no tiene otra salida.

—Es habitual que aquellos que se quieren dedicar a la Interpretación se vayan a Madrid a buscar oportunidades. En su caso, fue al revés, se instaló en Jaén y defiende trabajar desde aquí.

—Sí, lo defiendo porque me encanta Jaén y me ha apoyado mucho. Yo sigo trabajando en Madrid, subo a hacer castin y cursos y estoy en constante contacto, pero creo que allí hay muchas menos oportunidades porque las salas no dan opciones, te piden un porcentaje muy alto, hay muchísima oferta... En este sentido, por ejemplo, Jaén nos ha dado oportunidades como hacer Agosto con un nivel muy alto. Además, todos los amigos que me rodean en Jaén, siempre tienen proyectos preparados. Compañeros de Madrid se sorprenden de lo que trabajo y, además, con mi compañía, La Paca, tengo unas condiciones que dignifican al actor, que no se pueden comparar con otros sitios donde he trabajado.