Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
21:28
h
URGENTE

El Atlético de Madrid busca la gloria en Lyon 32 años después

El cuadro colchonero quiere ganar la Liga Europa frente al Olympique de Marsella francés
Ver comentarios
|
16/05/2018
  • entrenamiento. Fernando Torres dispara ante la oposición de Oblak en la última sesión antess de la final.
    entrenamiento. Fernando Torres dispara ante la oposición de Oblak en la última sesión antess de la final.

E l Atlético de Madrid se medirá con el Olympique de Marsella en la final de la Liga Europa que se disputará en Lyon, escenario al que vuelve el equipo “colchonero” buscando de nuevo la gloria europea 32 años después de perder allí una Recopa de Europa. El Stade de Gerland fue el escenario de aquella fatídica final en la que el Dinamo de Kiev arrolló al equipo entrenado por Luis Aragonés (3-0), que no partía como favorito en aquel encuentro, algo que sí ocurre más de tres décadas después en la tercera final de Liga Europa que va a disputar el Atlético en su historia. En 2010 ganó en la prórroga la edición inaugural del torneo ante el Fulham (2-1) y dos años después pasó por encima del Athletic de Bilbao (3-0), ya con Diego Pablo Simeone en el banquillo, artífice de que el club “colchonero” subiera un escalón más para disputar dos finales de Liga de Campeones (2014 y 2016) de infausto recuerdo ante el Real Madrid. Esta vez, el “Cholo” deberá verlo desde la grada por sanción y el “Mono” Burgos será el máximo responsable técnico en el banquillo. Tras rozar la máxima gloria europea en dos ocasiones, el Atlético falló en la fase de grupos de la presente temporada y retornó a la “mierda” de la Liga Europa, como llegó a calificarla el capitán Gabi hablando en caliente, una valoración negativa que, obviamente, en la plantilla está más que olvidada a las puertas de toda una final continental. En las eliminatorias, el equipo rojiblanco eliminó con mucha autoridad a Copenhague y Lokomotiv Moscú y mostró su eficacia habitual ante el Sporting portugués y el Arsenal, a los que eliminó por un solo gol de diferencia para meterse en su quinta final europea en la última década, contando las dos de Supercopa de Europa, ambas ganadas. La plantilla muy reducida que le quedó a Simeone tras el mercado invernal ha juntado fuerzas de forma encomiable para quedarse a las puertas de un nuevo título con el núcleo duro habitual formado por Jan Oblak en portería, Diego Godín en defensa, Saúl o Koke en el centro del campo y la poderosa delantera formada por Diego Costa y un Antonie Griezmann obligado a escapar por un día del ruido. Con el FC Barcelona al acecho, como han aireado públicamente hombres importantes del club azulgrana como el propio presidente Josep María Bartomeu, el “Principito” solo quiere pensar en jugar en Lyon.