Actualizado
miércoles, 21 febrero 2018
17:13
h
URGENTE

El Santisteban y su entrenador dan un ejemplo de deportividad

Se deja recibir un gol al marcar en una acción en la que se lesiona el meta
Ver comentarios
  • CONJUNTO. Fernando Carriquí, a la izquierda, con Francisco Zullas, presidente del Santisteban, en una imagen de archivo.
    CONJUNTO. Fernando Carriquí, a la izquierda, con Francisco Zullas, presidente del Santisteban, en una imagen de archivo.

Su teléfono no paró de sonar después de protagonizar un gesto marcado por la deportividad. Fernando Carriquí, que fue un jugador de raza en su dilatada trayectoria deportiva y que ahora es un técnico con carácter, ofreció, junto con la plantilla del Santisteban, un detalle que recibió el aplauso colectivo del fútbol provincial. El conjunto de la comarca de El Condado marcó el segundo gol, en el campo del Urgavona, en un acción accidentada. Francisco Barruz, el portero local, cayó al suelo en una pugna con el visitante Curro y el balón terminó en la red. De esta forma, el Santisteban se situó con ventaja en el marcador. ¿Qué decidieron Carriquí y sus jugadores? Tomaron la determinación de dejar que el rival marcara en la siguiente jugada y empatara el partido a dos, resultado con el que se llegó al descanso. El preparador dejó claro que volvería a repetir esta misma secuencia. “No quiero que los focos se fijen en mi persona. Esta decisión la tomó el equipo y lo haría de nuevo si surgiera la oportunidad”, destacó el veterano entrenador. El Santisteban, en el segundo periodo, recibió tres tantos más y perdió el partido por el resultado de cinco a dos. “Quizás el resultado habría sido positivo de marcharnos al descanso con ventaja en el marcado, pero lo importante es que impere la deportividad en los partidos”, afirmó Fernando Carriquí. José Antonio Romero Molina, colegiado del compromiso, premió al técnico con la tarjeta verde a la deportividad por el gesto protagonizado.

Tres casos más de tarjetas verdes en la provincia

La Federación Andaluza aplica esta temporada la tarjeta verde, una iniciativa del gaditano Enrique Caballero, que nació en 2014 a modo de reconocimiento al Juego Limpio y al Fair Play en las competiciones federadas andaluzas. Se especifica que para que el colegiado muestre la cartulina debe haber ocurrido un hecho excepcional de deportividad en el terreno de juego. Como novedad conlleva una serie de “recompensas” implementadas por el Defensor del Menor del Fútbol Andaluz. De esta forma, cuando un club recibe tres tarjetas verdes será reconocido como “Club Tarjeta Verde”, mientras que si finalmente son cinco las recibidas se le reconocerá con el título “Club Fair Play”. En el caso de que sea un jugador menor de edad quien la reciba, en el siguiente encuentro que dispute portará un brazalete específico. En Jaén ya ha sido mostrada a un jugador del Cabra Joven, en fútbol sala, y al entrenador del Carolinense alevín y a un cadete de la Escuela Benfica.