Actualizado
sábado, 18 noviembre 2017
15:31
h
URGENTE

Un entrenador de transición

Chico confía en que el Linares no tarde en encontrar un técnico
  • DÚO TÉCNICO. Francisco Pérez Pérez, “Chico”, sigue el partido del Melistar junto con Joseba Aguado.
    DÚO TÉCNICO. Francisco Pérez Pérez, “Chico”, sigue el partido del Melistar junto con Joseba Aguado.

El objetivo es encontrar la estabilidad necesaria para luchar por jugar las eliminatorias de ascenso a Segunda División B. El Linares Deportivo vive momentos de incertidumbre después de la destitución de Joseba Aguado como máximo responsable técnico. La junta directiva busca acertar con el relevo del granadino y por este motivo meditar la decisión. ¿Candidatos? El técnico que le gusta a Jesús Medina es el asturiano Josu Uribe, que la última campaña dirigió a la Unión Deportiva Melilla, pero su llegada se presenta complicada por el momento por cuestiones personales. Eloy Jiménez, que entrenó al Mérida, y Ángel García Cosín, son otras alternativas solventes, aunque los ofrecimientos se le acumulan en su mesa al presidente del Linares Deportivo. Lo único que está confirmado es que Francisco Pérez Pérez, “Chico”, dirigirá esta mañana la sesión de entrenamiento, a partir de las diez y media de la mañana. El segundo entrenador se hará cargo de la plantilla de manera provisional y todo hace indicar que se sentará en el banquillo en el partido del próximo domingo en el campo del Rincón de La Victoria de Málaga. Chico espera que su interinidad sea lo más corta posible y que fructifiquen pronto las negociaciones con los entrenadores. “Soy empleado del club y estaré al frente del equipo hasta lo que decida la directiva y se encuentre un nuevo técnico”, asegura. El segundo técnico destaca la relación que ha vivido en los más de tres meses que ha trabajado con el granadino. “Solo tengo palabras de agradecimiento, porque he desarrollado con libertad el trabajo. Cuando los resultados no son los esperados, la cuerda siempre se rompe por el mismo sitio. Es más fácil prescindir del entrenador que de veintiún futbolistas”, asegura Chico, que hace dos campañas se retiró de la práctica activa del fútbol. La pasada campaña fue el máximo responsable del filial de División de Honor Andaluza y esta campaña se ha convertido en segundo técnico de la plantilla azulilla. Chico confirma que Aguado tiene previsto esta mañana despedirse de los futbolistas que ha dirigido y desvincularse de forma oficial.

Bajas por lesión y sondeo para incorporar un delantero

El conjunto azulillo se encuentra actualmente clasificado en la undécima posición del grupo noveno de Tercera División. El colectivo suma 23 puntos y está a 4 de la zona de ascenso. Una de las preocupaciones de los aficionados y del cuadro técnico es la acumulación de lesionados en la enfermería. Los dos últimos inquilinos son el iliturgitano Juanfran y el melillense Braim, que se retiraron con molestias en el compromiso con el Motril. Chico cree que Juanfran tiene una elongación y habrá que esperar a su evolución para saber si tiene opciones de jugar contra el Rincón de La Victoria. Por su parte, Braim está a la espera de someterse a más pruebas para conocer el diagnóstico exacto de la dolencia.

Una de las prioridades que se marca el Linares antes de que se cierre el mercado es fichar a un centrocampista con vocación defensiva y a un delantero que aporte goles y solidez al sistema defensivo. Uno de los candidatos es Pablo Aguilera, un punta que milita en el San Fernando de Cádiz cedido por el Real Murcia. Apenas ha tenido oportunidad en el grupo cuarto, aunque en la campaña 2016/2017 logró 13 goles con el San Roque de Lepe en la primera vuelta. Esta marca resultó determinante para firmar con el Imperial, el filial del conjunto pimentonero, con el que también vio portería. Anotó 9 goles y este hecho le permitió jugar dos conjuntos con el Real Murcia.