Actualizado
sábado, 16 diciembre 2017
17:08
h
URGENTE

Cataluña presente en el día de la Hispanidad

La Fiesta Nacional estuvo marcada por el sentimiento de miles de españoles, el desfile militar y la recepción de los Reyes
Ver comentarios
|
13/10/2017

El Gobierno considera que si el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, responde a su requerimiento afirmando que no declaró la independencia de Cataluña eso supondría que el Gobierno no aplicaría las medidas del artículo 155 y se volvería al escenario anterior al pleno del Parlament de los días 6 y 7 de septiembre, en los que se aprobaron las leyes de referéndum y de transitoriedad —suspendidas por el Tribunal Constitucional—.

Así lo señalaron fuentes del Ejecutivo durante la tradicional recepción en el Palacio Real ofrecida por los Reyes con motivo de la Fiesta Nacional. Si Puigdemont afirma que no declaró la independencia, no se activaría la siguiente fase del artículo 155 de la Constitución. Este artículo, que requiere la aprobación del Senado, permite al Gobierno dar instrucciones a las autoridades de una comunidad autónoma para que ésta cumpla sus obligaciones constitucionales. Eso sí, las mismas fuentes subrayaron que la respuesta del presidente catalán tiene que ser clara. El propio requerimiento señala que si no hay respuesta se entenderá como una confirmación de que se declaró la independencia.

Las fuentes también admitieron que hay interpretaciones diferentes sobre si lo que hizo Puigdemont el pasado martes por la tarde en el Parlament fue o no una declaración de independencia. El president dijo que asumía “el mandato” de convertir a Cataluña en un Estado independiente para luego pedir al Parlament que suspendiese los efectos de la declaración de independencia, sin que éste llegase a votar nada. Luego, los diputados de Junts pel Sí y la CUP firmaron un texto que hablaba de la constitución de una república catalana.

En todo caso, las mismas fuentes consideran que Puigdemont tiene “una gran oportunidad” para “dejar de jugar con todo el mundo”, ahora que “la pelota está en su tejado”. Puigdemont tiene hasta el lunes para responder al requerimiento del Gobierno que, con ese paso, puso en marcha la aplicación del artículo 155. El Gobierno le da un segundo plazo de otros tres días para que rectifique, es decir, hasta el jueves por la mañana. Si fuese necesario aplicar el 155 el Gobierno tendría que pedir autorización al Senado y para eso podría celebrarse un Consejo de Ministros el mismo jueves.

La cita también estuvo marcada por la ausencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que nada más saludar a los Reyes se desplazaron a la base de los Llanos, donde se estrelló un caza que regresaba del desfile de la Fiesta Nacional, causando el fallecimiento del piloto. Sí estuvieron todos los demás ministros, con la excepción del titular de Economía, Luis de Guindos, de viaje en Washington.

A la recepción, igual que al desfile anterior, no asistieron los presidentes autonómicos nacionalistas: ni el lehendakari Íñigo Urkullu, ni la navarra Uxue Barkos ni el propio Puigdemont. Varios de los asistentes mostraron su acuerdo con la decisión de Rajoy de activar el 155 con un requerimiento a Puigdemont fijando un plazo no demasiado corto. El expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero cree que es una respuesta “inteligente”.

Más presencia por la unidad en Barcelona
idcon=12985182;order=20

Miles de personas se manifestaron ayer por la mañana por el paseo de Gràcia de Barcelona en dirección a la plaza Catalunña, en una movilización convocada por Sociedad Civil Catalana (SCC), D’Espanya i Catalans y otras entidades para conmemorar el 12-O.

La manifestación, que se inició en el paseo de Gràcia, estuvo encabezada por una pancarta en la que se podía leer “Catalunya sí, Espanya también”. Cuando la manifestación llegó a la plaza Catalunya, donde a las 11:50 horas ya había miles de personas esperando que llegara la cabecera de la marcha, se leerá un manifiesto. Al frente de la marcha estaban el presidente de SCC, Mariano Gomà; la vicepresidenta entidad Miriam Tey y el vocal de la junta directiva José Rosiñol. También encabezan la marcha la líder de Cs en Catalunya, Inés Arrimadas; el diputado de Cs en el Congreso José Manuel Villegas; los diputados de Cs en el Parlament Fernando de Páramo y Carlos Carrizosa, y la líder del partido en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, junto al líder municipal del PP en Barcelona, Alberto Fernández.

Una gran pelea ocurrida ayer junto a la manifestación del 12-O en Barcelona destrozó la gran terraza del popular Bar Zurich, que se vio obligado a cerrar. Ocurrió en la plaza de Cataluña mientras acababa la manifestación de varias entidades por la unidad de España y contra la independencia de Catalunya, y que, hasta ese momento, transcurrió sin incidentes.