Actualizado
jueves, 27 abril 2017
23:49
h
URGENTE

El TC no resuelve el problema

Pérez de los Cobos dice que no puede solucionar el conflicto catalán
Ver comentarios
|
16/03/2017
  • Discurso. Francisco Pérez de los Cobos, de pie, hasta ahora presidente del Tribunal Constitucional.
    Discurso. Francisco Pérez de los Cobos, de pie, hasta ahora presidente del Tribunal Constitucional.

El presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, reconoció durante su discurso de despedida de este puesto —cesa tras tomar posesión los cuatro nuevos magistrados designados por el Senado— que problemas como “el llamado proceso soberanista” catalán “no pueden ser resueltos” por este órgano y que, “por desgracia”, esto es lo que ocurre con las resoluciones dictadas desde que en marzo de 2014 se acordó anular la declaración por el derecho a decidir que fue aprobada por el Parlamento catalán. Por ello, considera “urgente inexcusable” hacer un llamamiento al diálogo político. Pérez de los Cobos realizó estas contundentes afirmaciones tras la toma de posesión de los nuevos cuatro magistrados designados la pasada semana por el Senado —Ricardo Enríquez, Alfredo Montoya, Cándido Conde-Pumpido y María Luisa Balaguer— y ante el ministro de Justicia, Rafael Catalá; el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, y numerosos integrantes de la cúpula judicial y diputados de las Cortes. A juicio del aún presidente del TC, la citada resolución de 2014 y las que la siguieron en relación con el proceso soberanista de Cataluña pretendieron dos cosas que “por desgracia no se han conseguido”, que son la de “salvaguardar y restaurar la legalidad constitucional” y reconducir el denominado “derecho a decidir a una aspiración política suceptible de ser defendida en el marco de la Constitución”. “Los problemas de esta índole no pueden ser resueltos por este Tribunal, cuya función es velar por la observancia estricta de la Constitución”, añade, para insistir en que los poderes públicos “y muy especialmente los territoriales” son quienes están “llamados a resolver mediante el diálogo y la cooperación los problemas que se desenvuelven en ese ámbito”. “Desde aquel pronunciamiento nuestro, la tensión no ha cesado”, reconoce el presidente del TC, para añadir que por ello la llamada al diálogo político sigue siendo válida. “Diré más, creo que se han convertido en una necesidad inexcusable y urgente —afirmó—. El diálogo político en democracia no puede ni debe ser una realidad episódica o coyuntural, a la que se recurra cuando las circunstancias la imponen.

Santamaría responde a cobos

Santamaría dice que “indudablemente” el Tribunal Constitucional “es un elemento” para resolver el conflicto entre el Estado y la Generalitat de Cataluña, después de que el presidente de este órgano, Francisco Pérez de los Cobos, haya asegurado que el proceso soberanista catalán no puede ser resuelto por el TC. “Indudablemente, el Tribunal Constitucional es un elemento para la resolución de conflictos”.

Rajoy dice a ERC que su Gobierno no amenaza

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recalcó al portavoz de ERC, Joan Tardá, que su Ejecutivo no “amenaza a nadie” sino que defiende el cumplimiento de la ley porque “sin ley no hay democracia”. Además, destacó que “nadie” hace caso en Europa a los independentistas catalanes. Así se pronunció en el Pleno del Congreso durante el debate relativo al Consejo Europeo de la pasada semana después de que Tardá le reprochara que mientras estaba en Bruselas los jueces españoles perpetraban un “ataque” a los derechos de los catalanes al condenar a dos años de inhabilitación al expresidente de la Generalitat Artur Mas por el 9N. En su intervención, Rajoy señaló que en Europa no hacen caso a los planteamientos que defienden los partidos independentistas porque “la gente quiere democracia y que los gobernantes respeten la ley”. “Y debería saberlo, señor Tardá”, exclamó. Rajoy subraya que todos están sometidos a la ley y explicó que democracia y ley están “indisolublemente unidas”. “O es que en Europa la ley no hay que cumplirla?”, le interpeló, para llamar a Tardá a “reflexionar”, dado que “sin ley no hay democracia”. En este sentido, avanzó que en la declaración que suscribirán en Roma con motivo del 60 aniversario de la Unión Europea figurará la obligación de cumplir la ley “por parte de todos”.