Actualizado
viernes, 14 diciembre 2018
21:20
h
URGENTE

Entre chacina, jamones especias, y mucha alegría

El desfile contó con varios teatros protagonizados por los vecinos

Jaén es una provincia extensa que se caracteriza por tener diversas tradiciones y peculiaridades por cada uno de sus bellos rincones. De entre todas ellas, y con permiso del resto de municipios jiennenses, habrá muy pocas que puedan ser más divertidas y originales como lo es el desfile que protagonizan los valdepeñeros en su Fiesta de la Matanza. En él, se puede esperar cualquier cosa, ver la talla de un cerdo transportado por varios matanceros, eso sí, no un animal de los de verdad. También se puede contemplar a mujeres con unos atuendos muy especiales y lo mismo llevan unos chorizos en la cabeza, que una amplia gama de especias repartidas por todo el cuerpo.

Se trata de una alocada idea que nació hace años y que se ha convertido en un gran reclamo en la provincia y fuera de esta, así como una seña de identidad de la Fiesta de la Matanza y del propio municipio. El desfile comienza en la Casa de la Cultura y como es un paseo al que no le falta detalle, la comitiva la encabezan un grupo de músicos que llenan las calles de alegría. Les siguen los particulares personajes, vestidos de productos típicos que se utilizan en la matanza y dejan una multitud llena de color que provoca alegría y risas a su paso. Se trata de los propios vecinos los que ponen en práctica, cada año, este desfile a través de los distintos colectivos y asociaciones que se vuelcan con esta tradicional fiesta.

A continuación, la marcha prosigue con miembros de las distintas cofradías y la propia directiva del Dornillo, creadores y organizadores, junto con el Ayuntamiento, de lo que se ha convertido en una de las citas más esperadas del año. Tan especial es este desfile que incluye varios mini teatros en los que jóvenes y mayores del pueblo representan algunas situaciones de tensión y, al mismo tiempo, divertidas, que se dan en una matanza, en los que no falta ni el patriarca, ni la bota con la que “calentar” el cuerpo. Porque cuando se trata de divertirse, en Valdepeñas lo hacen muy a su manera, de una forma única, con las bondades del cerdo de por medio y con ganas de que todo el que se acerque a este municipio de la Sierra Sur y se lleve una experiencia irrepetible y divertida.