Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
21:24
h
URGENTE

El drama de María Jesús Ruiz

Ver comentarios
|
30/04/2018

La iliturgitana María Jesús Ruiz, una de las concursantes estrella de Supervivientes, está viviendo un “auténtico” drama en la isla.

Los problemas estomacales de evacuación son un tema recurrente”. Prácticamente todos los concursantes que han pasado por el reality lo han sufrido pero el drama de María Jesús Ruiz es mucho mayor que cualquier otro, explica en Telecinco. Asegura que en su interior guarda algo “duro como bolas de billar” y la incapacidad de expulsarlo le recuerda a los mismísimos dolores de un parto.

La concursante iliturgitana del programa “Supervivientes 2018”, María Jesús Ruiz, tuvo que viajar a España por motivos judiciales. Durante su estancia en el país, la aspirante mantuvo las condiciones de la isla. A pesar de estar en su tierra natal, María Jesús no pudo ver sus familiares, algo que explica que “fue muy complicado”.

La participante viajó desde Honduras a Jaén para resolver un asunto personal, que tenía la suficiente importancia como para poder abandonar por unos días la isla. La iliturgitana hizo una conexión en directo con el plató de “Supervivientes” para contarle al presentador, Jorge Javier Vázquez, cómo se desarrolló el viaje. María Jesús comentó: “He estado muy cerca de mi familia y ha sido horrible no poder verles”.

La concursante mantuvo en todo momento las condiciones establecidas por el programa, y no solo las referidas a la alimentación. La exmodelo “estaba como en una burbuja”, evadida de toda la sociedad. “He estado durante todo el viaje acompañada por una persona y no me dejaban ni escuchar ni ver nada. De hecho, en el avión una mujer se me acercó para preguntarme algo y el chico que me custodia dijo inmediatamente que no. He estado aislada en todo momento”, añadió la concursante. Por su parte, la alimentación fue incluso más estricta que la que tienen en la isla. “Para comer solo tengo 50 gramos de arroz y un trozo de pescado, además otros 50 gramos de lentejas, porque estoy en la parte civilizada. En la isla disponemos de latas pero aquí solo he podido alimentarme de eso”, expresó la concursante.

La iliturgitana recalca que es una “situación angustiosa” porque está continuamente controlada y no puede hablar con nadie. “He estado en Jaén y he olido a mi familia, a mi gente, a mi tierra y no poder verlos es horroroso. Es mucho mejor pensar que estás al otro lado del mundo, que no tienes nada de acceso porque esto es muy duro”, explicó María Jesús.