Actualizado
viernes, 26 mayo 2017
19:22
h
URGENTE

“A nuestro padre y abuelo, todo un caballero que nos dio cariño y ternura”

Ver comentarios
|
18/04/2017
 Por la familia Fontecha Almagro
Por la familia Fontecha Almagro

La pena embriaga todo nuestro ser y es que hace tan solo unas horas que te has marchado. Nos has dicho adiós, uno a uno, en poco tiempo, pero con la felicidad que te correspondía. Y es que otra cosa no tendrías, pero feliz, humano, sincero y cariñoso lo eras y mucho. A todo le sacabas un chascarrillo, respirabas ternura por doquier. Siempre contando vivencias, dabas a conocer a personas que han compartido tu vida de una forma singular. Aguardabas la llegada de tus nietos e hijos compartiendo con cada uno de nosotros todo lo que tenías.

Eras bueno, todo un caballero y muy trabajador. Has forjado, a base de esfuerzo y lucha, una familia preciosa, que se ha desvivido por ti. Y es que te lo mereces. Honrado, gran amigo de sus amigos y amante de su lectura y de su prensa diaria.

Entre tipos, tintas y estilos de letra te imaginamos ahora. Eras un amante de la linotipia y es que han sido muchos años componiendo líneas dando forma a tu periódico, a tu JAÉN, como le llamabas. ¡Qué orgullosos estamos de ti! Aunque no estés entre nosotros, sentimos tu presencia. Y seguro que desde arriba, vas componiendo las líneas de nuestras vidas de forma particular, redactando desde lo más hondo de tu alma cada párrafo sincero.

Te imaginamos maquetando las páginas y seleccionando las mejores fotografías que inmortalicen momentos especiales de nuestras andaduras terrenales. Tenemos el alma partida en dos, pero la fortaleza de la abuela nos ayuda en nuestro día a día. Hoy, déjanos llorar, pero mañana reconstruimos esa vitalidad que te caracterizaba para que nos ayude a seguir hacia delante.

Estamos muy orgullosos de ser parte tuya. Eres sin duda nuestra luz y guía.

En nombre tuya, papá y abuelo, y de parte de todos nosotros, queremos aprovechar este escrito para dar las gracias de corazón a todas la personas que han estado con nosotros en estos duros momentos. El duelo continúa, pero se hace menos amargo sabiendo que contabas con muchísima gente que te quería. Asimismo queremos dar las gracias a este periódico, Diario JAÉN, a todos y cada uno de los trabajadores que lo forman y han formado parte de él. Y de forma especial, a su director, Juan Espejo, que en su última crónica de La Semana escribió una semblanza de nuestro padre y abuelo, maravillosa.

El aprecio era mutuo. Y agradecido se fue al cielo de poder rememorar, hace tan sólo unos meses, junto a sus antiguos compañeros, tantos años de lucha y trabajo en su periódico del alma donde trabajó como linotipista y fue maestro de muchos otros en esta magnífica profesión que es el periodismo. Gracias de corazón.