Actualizado
sábado, 15 diciembre 2018
11:37
h
URGENTE

El G20 aísla al príncipe saudí

Bin Salmán está en el punto de mira tras el asesinato del periodista Jashogi
  • FOTO DE FAMILIA. El príncipe heredero saudí aparece apartado en el extremo derecho tras la reunión con los líderes mundiales en la cumbre del G20.
    FOTO DE FAMILIA. El príncipe heredero saudí aparece apartado en el extremo derecho tras la reunión con los líderes mundiales en la cumbre del G20.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, quedó apartado ayer en la foto de familia de líderes mundiales en el marco de la cumbre del G20 en Argentina, en la que figura en un extremo y con varios espacios vacíos a su alrededor.

Bin Salmán, muy criticado a nivel internacional tras el asesinato el 2 de octubre del periodista Yamal Jashogi en el interior del consulado saudí en la ciudad turca de Estambul, se colocó en el extremo derecho de la fotografía y en un segundo escalón, con un visible espacio a su derecha.

Así, el líder ‘de facto’ del país árabe quedó emplazado cerca de Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y del presidente de Ruanda, Paul Kagame. Tras la fotografía, abandonó el escenario sin dar la mano ni hablar con el resto de líderes. En el centro de la fotografía figura el presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien este año ejerce de anfitrión. Junto a él posaron el presidente de China, Xi Jinping, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

En la primera fila estuvieron también los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump; Rusia, Vladimir Putin; Francia, Emmanuel Macron; Sudáfrica, Cyril Ramaphosa; Turquía, Recep Tayyip Erdogan; México, Enrique Peña Nieto; y Brasil, Michel Temer; así como la primera ministra de Reino Unido, Theresa May; el de Italia, Giuseppe Conte; y el de Singapur, Lee Hsien Loong.

Por su parte, el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, estuvo colocado en la segunda fila, justo detrás de Trump y al lado del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el de Países Bajos, Mark Rutte. A pesar de quedar apartado en la fotografía oficial, Bin Salmán mantuvo breves encuentros con varios mandatarios a su llegada a la cumbre, y Putin incluso le saludó efusivamente al sentarse uno al lado del otro en la sala de reuniones tras la instantánea, según recoge la agencia británica de noticias Reuters.

Previamente, Macron le trasladó que los países europeos seguirán insistiendo en la necesidad de que expertos participen en las investigaciones en torno al asesinato del periodista Yamal Jashogi.