Actualizado
martes, 17 octubre 2017
20:30
h
URGENTE

La Policía de Suecia culpa a un uzbeco

Investigación por el atentado terrorista perpetrado con un camión que mató a cuatro transeúntes en Estocolmo
Ver comentarios
  • TRABAJO. Agentes y profesionales sanitarios, en la zona en la que se perpetró el crimen.
    TRABAJO. Agentes y profesionales sanitarios, en la zona en la que se perpetró el crimen.

La Policía Nacional de Suecia confirmó que el autor del atentado del viernes en Estocolmo es un ciudadano de Uzbekistán de treinta y nueve años. El sospechoso mató a cuatro personas al embestir con un camión en una calle peatonal. El jefe del cuerpo, Dan Eliasson, explicó en una rueda de prensa que cada vez hay más indicios en contra del individuo por los “progresos” en la investigación.

El sospechoso apareció el año pasado en información que manejaban los servicios de seguridad, según admitió Eliasson, aunque era de una importancia “marginal”. El mando destacó que, por el momento, no hay indicios de que la persona detenida no sea la responsable del atentado. Por otra parte, aseguró que por el momento no se han confirmado las identidades de las víctimas fallecidas.

Además, Eliasson indicó que había “un artefacto que estaba fuera de lugar”, en el camión, después de que medios suecos, citando fuentes policiales, informaron de la existencia de una bomba de fabricación casera. “Aún desconocemos si era una bomba u otro tipo tipo de producto combustible”, apuntó. Equipos forenses trabajan ya en el análisis del artefacto empleado en la acción criminal.

Para hoy hay convocada una manifestación de rechazo al terrorismo en la ciudad de Estocolmo. La concentración se celebra en la Plaza de Sergels Torg, la más importante de la capital sueca, situada a escasos metros del lugar del atentado. Más de quince mil personas se han mostrado interesadas en asistir al acto, convocado a través de la red social Facebook, y casi 5.000 han confirmado su asistencia. Mientras, el monarca Carlos XVI Gustavo de Suecia dirigió un discurso a la nación en el que aseguró que la familia real está con las víctimas de este “acto aborrecible”. El jefe de Estado y su esposa estaban en Brasil en el momento del atentado y de inmediato se desplazaron de regreso hasta su país ante la emergencia.