Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
21:49
h
URGENTE

Trump encara un Congreso en división

El Partido de los Demócratas lidera la Cámara de los Representantes y los Republicanos aguantan en el Senado
  • ELECCIONES. Los resultados complican el gobierno de Trump hasta 2020.
    ELECCIONES. Los resultados complican el gobierno de Trump hasta 2020.

Realmente puede ser una bonita situación bipartidista”, auguró Donald Trump tras saber el resultado de las elecciones legislativas. Estas se cerraron el martes con el escenario más probable, el del vuelco en la Cámara de Representantes en favor del Partido Demócrata. Esto obliga al presidente a convivir con un Congreso dividido que le complicará aún más sacar adelante su agenda política. El Senado, que se renovaba en una tercera parte, seguirá bajo control de los republicanos, que se aseguran al menos 51 de los escaños que conforman la Cámara Alta. Los sondeos ya vaticinaban un resultado de este tipo, en la medida en que la mayoría de los escaños en liza estaban ya del lado demócrata.

La Cámara de Representantes, sin embargo, se renueva en su totalidad y cambiará de color. El Partido Demócrata controlará al menos 222 escaños de este órgano, según unas proyecciones de la cadena CNN que ya situaban esta mayoría cuatro congresistas por encima del umbral necesario. La congresista Nancy Pelosi se perfila de nuevo como presidenta de la Cámara de Representantes y, en su primer discurso, proclama el inicio de “un nuevo día”.

“Ya hemos tenido suficiente división”, recalcó la veterana dirigente, que compartirá bancada con figuras emergentes como Alexandria Ocasio-Cortez, que a sus 29 años se convertirá en la legisladora más joven de la historia de Estados Unidos. También han hecho historia Ilhan Omar y Rashida Tlaib, primeras mujeres musulmanas elegidas como congresistas, en un contexto marcado en general por un aumento sin precedentes de las voces femeninas en el Capitolio: 113 frente a las 107 actuales, según el diario digital Politico.

Por su parte, Trump aseguró al termino de estas elecciones que el Partido Republicano “había desafiado a la historia”. Según su análisis, los republicanos mantuvieron el control del Senado y “superaron las expectativas en la Cámara de Representantes”, que todos los sondeos adjudicaban a los demócratas.