Actualizado
martes, 16 octubre 2018
12:09
h
URGENTE

Condenado por ejercer como médico sin titulación

Javier L. V., que falseó los títulos y trabajó con pacientes para varias empresas sanitarias, esquiva la cárcel
Ver comentarios
|
14/06/2018
  • FEBRERO DE 2017. Javier L. V., tras ser detenido por la Policía, todavía con el uniforme de médico.
    FEBRERO DE 2017. Javier L. V., tras ser detenido por la Policía, todavía con el uniforme de médico.

Javier L. V. se sentó ayer en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 2 de Jaén para admitir que ejerció como médico sin serlo. Se reconoció autor de delitos de falsedad en documento oficial e intrusismo profesional, por los que fue condenado a penas que suman dos años y tres meses de cárcel. En principio, no tendrá que ingresar en prisión. También deberá pagar una multa de 540 euros, hacer siete meses de trabajos en beneficio de la comunidad y pagar una responsabilidad civil de 36.000 euros a las empresas que lo contrataron. Hay que recordar que, anteriormente, este jiennense ya fue condenado con otros 20 meses de cárcel por ejercer como falso fisioterapeuta.

Javier L. V. fue detenido el 17 de febrero de 2017 cuando se disponía a trasladar a un paciente en una conocida clínica de la capital jiennense. Cuando vio llegar a los agentes, el hombre, que iba ataviado con el uniforme de médico de urgencias, rompió en mil pedazos un título universitario en Medicina por la Universidad de Córdoba. Un diploma que había falsificado. ¿Cómo lo hizo? Se hizo con la documentación de otra persona y la manipuló insertando sus datos personales (nombre, apellido y fecha de nacimiento). Con esos papeles falsos, consiguió “colarse” en el Colegio Oficial de Médicos de Córdoba el 25 de noviembre de 2016. Y, a partir de ahí, Javier L. V. se “fabricó” un currículum profesional con el que consiguió engañar a varias empresas que lo incorporaron a sus plantillas. Llegó, incluso, a trabajar como doctor para la Policía Nacional. En concreto, fue contratado durante los días 18 y 19 de enero de 2017 para desempeñar la función y la profesión de médico en las prácticas del Centro de Formación Policial La Enira de Linares. Nadie detectó en ese momento que Javier L. V. ejerciera sin estar en posesión de título alguno.

Después de eso, otra empresa le dio un empleo como médico de ambulancias. Fue el 14 de febrero de 2017. El falso doctor participó en dos traslados de pacientes desde Jaén hasta una clínica de Córdoba y también visitó a otros seis enfermos en sus casas. Trabajos que realizó en apenas una semana. La Policía lo detuvo el día 20 en una clínica privada de la capital jiennense, cuando se disponía a llevar a un paciente en su ambulancia. Cuando fue arrestado, rompió el diploma. En su maletín guardaba, además, un sello médico de caucho con su nombre y varios aparatos para ejercer la medicina. La investigación puso de relieve que Javier L. V. había manipulado diversos documentos siguiendo “un plan preconcebido para simular estar en posesión del título”.

En el procedimiento, además de la Fiscalía, también existían varias acusaciones particulares. Entre ellas, estaba la empresa de ambulancias para la que estaba trabajando cuando fue detenido. Los 36.000 euros de indemnización son para esta sociedad como compensación por perder el contrato con la clínica para el traslado de sus pacientes.

Una indemnización de 36.000 euros por daños

La sentencia incluye que Javier L. V. tendrá que indemnizar con 36.000 euros a la empresa para la que estaba trabajando cuando estaba detenido. Se da la circunstancia de que esa sociedad, dedicada al negocio de las ambulancias, perdió el contrato que tenía concertado con una clínica jiennense para el traslado de sus pacientes. Inicialmente, había pedido una compensación por daños y perjuicios de 120.000 euros. No obstante, al final, rebajó esa cantidad a los 36.000. El falso médico tendrá que hacer frente al pago.