Actualizado
viernes, 15 diciembre 2017
19:23
h
URGENTE

Condenado un “mulero” del hachís por un alijo a lo grande

Fue interceptado en La Carolina con 480 kilos de droga en una furgoneta
Ver comentarios
|
19/06/2017
  • INVESTIGACIÓN. Fardos de hachís que fueron decomisados por la Guardia Civil en La Carolina.
    INVESTIGACIÓN. Fardos de hachís que fueron decomisados por la Guardia Civil en La Carolina.

Tres años y un día de cárcel y una multa de 747.000 euros que no pagará. Esa es la condena que ha aceptado Isidro L. S. por transportar uno de los mayores alijos de hachís interceptados en las carreteras de la provincia en la última década. La Guardia Civil interceptó a este vecino de Albacete cuando hacía un porte a lo grande. A los agentes del Instituto Armado, que formaban parte de un control preventivo, les llamó la atención la conducta sospechosa del conductor de una furgoneta, que transitaba a poca velocidad por una autovía muy poco transitada a esas horas de la madrugada. Así que le dieron el alto en una estación de servicio de La Carolina, un lugar muy cercano a Despeñaperros. Fue el 2 pasado 2 de diciembre. Isidro L. S. iba cargado y bien cargado. En la furgoneta de alquiler que conducía, llevaba 15 fardos repletos de hachís. En total, 480 kilos de droga, una cantidad más que considerable. El hombre, de 52 años, fue detenido y enviado a prisión preventiva como presunto autor de un delito contra la salud pública. Desde la cárcel ha esperado el juicio, que está previsto para la próxima semana en el Penal 3 de Jaén. Sin embargo, no será necesario celebrar la vista oral. La defensa de este “mulero” —como se conoce en el argot a los que transportan la droga— ha alcanzado un acuerdo de conformidad con la Fiscalía. Isidro L. S. ha reconocido los hechos y, a cambio, el Ministerio Público solicita para él el castigo mínimo para este tipo de delitos: tres años y un día de prisión. En realidad, el acusado tenía poco margen de maniobra para defenderse, ya que era el conductor de la furgoneta —con él no viajaba nadie más— y no podía alegar que la droga no era suya. Así que solo queda ratificar ese acuerdo ante su señoría Érika Ávila.

El caso de Isidro L. S. refleja que los traficantes están volviendo a recuperar la Autovía de Andalucía como ruta de introducción del hachís en España. Durante unos años, la presión policial en Despeñaperros hizo que se desviaran por otras zonas, como la A-92. El “modus operandi” habitual de los narcotraficantes es bajarse a Marruecos o hasta Algeciras para comprar hachís a un precio que después en destino se suele quintuplicar. La droga la preparan en fardos, cuando se trata de organizaciones más potentes, o la ingieren en pequeñas bellotas cubiertas de plástico transparente, para evitar el contacto con los ácidos gástricos, cuando trafican a menor escala escondiendo el hachís en el estómago. Isidro L. S. llevaba un porte de los importantes de los últimos años. Los investigadores sospechan que trabajaba para una organización mucho mayor y que él solo era el transportista.

Valorada en unos 750.000 euros

La sentencia fija que el hachís decomisado a Isidro S. L. está valorado en unos 750.000 euros —cada kilo cuesta unos 1.550 euros en el mercado negro—. Esa cantidad es la que, según la Justicia, debe pagar este “mulero” de la droga. Está declarado insolvente, por lo que no podrá hacer frente a la sanción económica que acarrea el delito contra la salud pública.