Actualizado
miércoles, 22 noviembre 2017
20:13
h
URGENTE

Controles en los accesos a la capital

La Guardia Civil intensifica la vigilancia en las carreteras en el marco de la alerta 4 por la amenaza terrorista
  • PREVENCIÓN. Agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia en el control en la A-311.
    PREVENCIÓN. Agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia en el control en la A-311.

Media docena de agentes, provistos de armas largas y otros elementos de seguridad, como pinchos para interceptar vehículos en una posible huida, se desplegaron en las entradas a la capital jiennense. Primero, se instaló un punto de control y verificación a la altura del antiguo cuartel de Vaciacostales, en la entrada a la capital desde la autovía A-316, para, posteriormente, trasladarse a otras entradas a la ciudad, como la carretera que va a Andújar por Fuerte del Rey, la A-311. En el transcurso de esta acción preventiva, se dio el alto a decenas de vehículos y, en algunos casos, se comprobó la filiación de sus ocupantes, además de practicar registros en los maleteros. Al cierre de esta edición, no se había practicado detención alguna, ni informado de conductas sospechosas, tan solo se interpusieron algunas denuncias administrativas por cuestiones como no estar al día con la ITV.

Para este control antiterrorista se movilizó a miembros de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia, la Usesic, especializada en este tipo de misiones y en garantizar el orden público en grandes concentraciones de personas. La Comandancia confirma que se trata de servicios que se dan a diario en la provincia.

Los agentes cumplían las órdenes que el Ministerio del Interior transmitió a todas las comandancias y comisarías del país. España está en un nivel de alerta 4, sobre 5, con medidas de refuerzo, adoptadas desde los ataques en Cataluña. Aunque la sensación a pie de calle sea distinta, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado trabajan con la hipótesis de que no hay lugares que sean más seguros que otros. Desde enero de 2015, cuando ocurrió la masacre en la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo en París, en toda Europa se refuerzan las medidas de seguridad.