Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
13:38
h
URGENTE

Diez detenidos por obtención fraudulenta de medicamentos para uso deportivo

Ver comentarios
|
17/04/2018
  • “Cazados” por obtención fraudulenta de medicamentos para uso deportivo.
    “Cazados” por obtención fraudulenta de medicamentos para uso deportivo.

La Guardia Civil, en colaboración con la Delegación Territorial de Salud de la Junta en Granada, ha desarticulado una organización criminal que supuestamente obtenía medicamentos de forma ilegal y que posteriormente destinaban al ámbito deportivo. En la operación han detenido a diez personas e investigan a otras 41 por presuntos delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, falsedad documental, hurto y estafa al Servicio Andaluz de Salud.

Según informa la Guardia Civil en un comunicado, entre los detenidos e investigados hay cuatro menores de edad, farmacéuticos titulares, adjuntos y técnicos de las farmacias. Además, en los registros llevados a cabo por las autoridades se han incautado de 1.336 dosis de medicamentos como Testex prolongatum, Provirón, Winstrol, Femara, Decadurabolin, Arimidex, femara, Gonal y Trakimazin.

La Guardia Civil inició la operación en junio de 2016 en la provincia de Granada a raíz de detectar que un grupo de personas estaba adquiriendo medicamentos usando talonarios y sellos robados de centros médicos. Los fármacos se destinaban al dopaje deportivo entre personas que practican el culturismo y el ‘fitness’.

Las investigación reveló que la organización supuestamente había estado obteniendo medicamentos de manera ilegal entre 2015 y 2017 en farmacias de las provincias de Granada, Jaén, Málaga y Almería, mediante delincuentes habituales que acudían a los establecimientos y después, entregaban los fármacos al líder de la red criminal, quien a su vez, los distribuía para su venta en gimnasios de Granada.

Además, las investigaciones revelaron que el cabecilla de la trama pagaba 400 euros por cada talonario robado. Se calcula que el precio en el mercado negro de los productos obtenidos de manera fraudulenta podía superar los 5.800 euros.

La operación ha sido desarrollada por el Equipo de Delitos Contra la Administración (EDA) de la Guardia Civil de Granada, en colaboración con la Delegación Territorial de la Consejería de Salud en Granada, y dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 1 de los de Granada.