Actualizado
viernes, 17 agosto 2018
20:24
h
URGENTE
  • TRABAJO. El alcalde, Javier Márquez, en la reunión para analizar el plan de trabajo del DUSI.
    TRABAJO. El alcalde, Javier Márquez, en la reunión para analizar el plan de trabajo del DUSI.

Si alguien cree que los fondos del programa Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (DUSI) se gastarán mañana mismo en Jaén está equivocado. Como pronto, no será hasta después del verano, cuando se prevé que la resolución de concesión de esta partida, publicada en el Boletín Oficial del Estado de lunes, sea definitiva. De hecho, si los proyectos se pusieran en marcha en ese horizonte, la gestión municipal merecería un sonoro aplauso. ¿Por qué? Gracias al DUSI, a Jaén llegarán 15 millones de euros procedentes del programa europeo Feder, para invertirlos, hasta 2023, junto a otros 3,7 que pone el Ayuntamiento. Se trata de fondos finalistas, es decir, que solo se pueden destinar para una acción concreta, que reparte el Ministerio de Hacienda y Función Pública, pero que hay que justificar ante la Unión Europea. Poca broma admite este control y ello implica que el papeleo previo es importante. Como ejemplo de la burocracia que conlleva solo hay que fijarse en otros ayuntamientos, como el de Andújar. En este caso, hasta ayer, y después de un año de la concesión de 5 millones del programa DUSI, en la segunda convocatoria, el Gobierno local ni siquiera había anunciado en que se gastaría esta inyección económica extraordinaria.

Si se observa lo que ocurre en Úbeda y Baeza, que de manera conjunta son beneficiarias del programa europeo, todavía hay que hacer un ejercicio mayor de paciencia. Las ciudades Patrimonio de la Humanidad lograron los fondos DUSI a la primera. En octubre de 2016 ya sabían que recibirían 10 millones para repartírselo como buenas hermanas. Casi dos años después, los vecinos no conocen oficialmente en qué se gastará esta suculenta suma ni como. Aún se está tramitando el papeleo. Fuera de la provincia, los tiempos del DUSI son similares y también hay que tener en cuenta que en el cálculo de la espera hay que tener en cuenta, además, el funcionamiento interno del Ministerio de Hacienda y Función Pública y la necesidad de crear herramientas para la gestión de los DUSI en toda España. El programa moviliza más de 1.366 millones de euros, de los que Andalucía recibirá 533 y la provincia 45 millones, en seis municipios, tal y como explicó el secretario de Estado de Hacienda, el jiennense José Enrique Fernández de Moya.

Consciente de que hay que contemporizar, el alcalde, Javier Márquez, aunque, en sus propias palabras, sostiene que ya trabaja con los DUSI con “tino” y sin pensar en obtener réditos en las municipales de 2019, ayer dejó claro lo único que puede hacer por el momento con esta ansiada inversión. Lo primero de todo es aguardar a que pase el estío y tener la certeza de que no se le quita dinero a la capital. Hay que tener en cuenta que se abre un plazo de alegaciones y que ayuntamientos, como el de Alcalá la Real y otros del resto del país, que tras varios intentos no hayan logrado los DUSI, pueden recurrir. El regidor, eso sí, en su última reunión de coordinación del equipo de Gobierno local abordó los criterios para la ejecución de los fondos DUSI, establecidos ya, por otra parte, en la estrategia Hábitat 2023, aprobada por toda la Corporación Municipal. Se reunió con los distintos jefes de servicio que intervienen para movilizar las ayudas. De esta forma se creará una “gobernanza” del plan de ejecución del DUSI y se aprovechará el tiempo hasta que la concesión sea firme. “El proyecto ha estado bien valorado y por lo tanto las posibles alegaciones que se puedan presentar por ayuntamientos que se han quedado fuera del programa, no afectarán a lo que hemos presentado”, argumentó Márquez.

El alcalde recordó que las líneas maestras de trabajo giran en torno a la recuperación del patrimonio; favorecer la cohesión social, lo que implica reducir las diferencias socioeconómicas entre el norte y el sur del casco urbano; convertir la capital en una ciudad inteligente, con un elevado uso de las nuevas tecnologías; reducir las emisiones contaminantes y mejorar la movilidad.

La “Intermodal” en Vaciacostales para no dañar Marroquíes Bajos

El alcalde, Javier Márquez, quiere zanjar la polémica sobre la construcción de una estación de trenes y autobuses, denominada intermodal, dentro o fuera de la ciudad. El máximo responsable municipal defiende que otros gobiernos locales ya vieron con buenos ojos el traslado de este equipamiento en la entrada norte a la capital, conocida como Vaciacostales, y que él está de acuerdo con esta opción, para agilizar el proyecto. Además, introduce un nuevo elemento en el debate, y es que, sostiene que si se recupera el proyecto que se anunció en la etapa de la socialista Carmen Peñalver en la alcaldía, que supone el soterramiento de las vías de ferrocarril hasta llegar a la Plaza Jaén por al Paz, donde está actualmente la estación del tren, se puede dañar la riqueza arqueológica de esta parte de la capital. “No se puede meter una tuneladora en Marroquíes Bajos, así como así”, reflexionó Márquez que recordó que, incluso, cuando se creó un barrio de expansión en esta parte de la capital, hubo problemas con las promociones de viviendas que se edificaron. El máximo responsable municipal, de hecho, cree que la inversión prevista para esta alternativa, en torno a los 70 millones de euros, es excesiva, cuando existen proyectos más económicos, como el de Vaciacostales. A Márquez le llueven las críticas por no ser más firme en la defensa de un infraestructura que evite sacar del casco urbano las estaciones de ferrocarril y autobuses. Desde Jaén Merece Más a los partidos de la oposición, todos argumentan que sería un error construir un equipamiento de este tipo a unos cuatro kilómetros del centro urbano.