Actualizado
lunes, 15 octubre 2018
17:42
h
URGENTE

El nuevo acuerdo tiene que saldar las deudas pendientes

El Ayuntamiento entiende que es preciso compensar un exceso de pago
  • DESPERFECTOS. Deterioro en la plataforma por la que circulará el tranvía, en el Paseo de la Estación.
    DESPERFECTOS. Deterioro en la plataforma por la que circulará el tranvía, en el Paseo de la Estación.

Hay dos concejalías puliendo el nuevo convenio para la puesta en marcha del tranvía que firmarán, en sustitución del que cedió la infraestructura al Ayuntamiento en 2008, las administraciones regionales y local. Por un lado, el área municipal de Hacienda está en conversaciones con los responsables de manejar el dinero público en el Ejecutivo regional; más o menos en paralelo, el departamento de Servicios Técnicos Municipales, Patrimonio y Nuevas Tecnologías trabaja con la Consejería de Fomento y Vivienda los términos de la devolución de los bienes entregados a la ciudad y que grado de control sobre estos le puede quedar al Ayuntamiento. Hay varias claves para entender el proceso negociador.

A primeros de año, la Junta estaba dispuesta a poner el 40%, lo mismo que el Ayuntamiento, pero entraba en escena la Diputación que, merced a un sistema de patrocinio con la marca “Jaén, paraíso interior”, hacía frente a un 20% aproximado del déficit de explotación. Esta última aportación es la única que no ha cambiado. El alcalde, Javier Márquez, que reconoció este avance, aseguró que, antes de firmar nada, la Administración regional tenía que compensar a Jaén, por un exceso de coste en el pago de los equipos móviles del tranvía y el 50% de la dirección de obra. Entendía el Gobierno local, conforme a un informe del Tribunal de Cuentas, que la Junta había impuesto unas condiciones excesivas de cobro para asumir la compra de los vagones, tras no poder hacer frente a esta cantidad el Ayuntamiento. De hecho, por esta deuda se cursó una reclamación a Sevilla que, al menos en parte, será satisfecha, tal y como apuntó el concejal de Hacienda, Manuel Bonilla. En cuanto al resto de exigencias planteadas, parece que se suavizan al hacer frente al Consejería de Fomento y Vivienda al mayor gasto en la puesta en marcha del tren ligero. Hay que tener en cuenta que, prácticamente, duplica su aportación inicial, al pasar del 40 al 75%. El Ayuntamiento también tiene obligaciones económicas con la Junta, que también se tienen que despejar antes del nuevo convenio de colaboración. Por el momento, no hay fecha segura para la rúbrica del nuevo documento, pero, conforme al buen talante demostrado por los actores políticos de las conversaciones, no debe ser dentro de mucho, ni debe estropearse en el último momento.