Actualizado
domingo, 15 julio 2018
11:56
h
URGENTE
  • SAN CLEMENTE. Francisco Palacios, Juan Diego Requena y Miguel Contreras, en la mesa presidencial.
    SAN CLEMENTE. Francisco Palacios, Juan Diego Requena y Miguel Contreras, en la mesa presidencial.

El camino no era fácil y, en cierto modo, el destino final está sujeto a una total incertidumbre. Sin embargo, hay algo de luz al final del túnel o, al menos, intentos de que alguien aporte luminosidad a tanta oscuridad. La guerra interna en la que está sumido el Partido Popular, desde incluso antes del congreso provincial celebrado en mayo, entra en un paréntesis que, aunque se resolverá en cuestión de días, supone un giro en toda regla en las relaciones entre dos corrientes abiertamente enfrentadas: los críticos y los oficiales. Hay mano tendida para poder llegar a un acuerdo político y disponibilidad para resolver una mayor integración de unos y otros.

El grupo que respalda al alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, se reunió en Quesada para fijar una hoja de ruta y debatir soluciones de presente y de futuro. Sobre la mesa está la posibilidad de abandonar las siglas a las que pertenecen y pasarse al grupo de los no adscritos. No fue muy concurrida la reunión. Las fuentes consultadas aseguran que hubo ciento cincuenta militantes, pero la fotografía que enviaron a los medios de comunicación habla por sí sola. Es cierto que hay alcaldes y que, incluso, barajan que sean hasta ocho los que dejen el Partido Popular. Sin embargo, tirando de refranero, “hasta el rabo todo es toro”.

El caso es que, por el momento, los críticos quieren agotar todos los cartuchos y solicitan a la dirección provincial, encabezada por el alcalde de Santisteban del Puerto, un acuerdo político para que se reconduzca la situación. En el fondo quieren continuar en la formación que les dio una oportunidad para debutar en política. Eso sí, “de no darse un entendimiento que entendemos factible, estudiaremos cuáles son las salidas políticas de nuestro movimiento a nivel provincial y a nivel local”, advierten.

Ayer se reunió, precisamente, el Consejo de Dirección del Partido Popular. Se habló de asuntos de actualidad, a tenor de la nota de prensa enviada, pero lo trascendental en esta batalla por el poder es lo que se lee al final: “Las siglas están por encima de todo, nuestro partido es sólido y sabremos entendernos”. Juan Diego Requena, en declaraciones a este periódico, subrayó: “No es momento de entrar en guerra de cargos, sino de cerrar heridas, aunar criterios y mirar al futuro”. Y agregó: “Estoy convencido que el futuro más inmediato pasa por un entendimiento. Nosotros haremos todo lo que esté en nuestra mano”. A la pregunta “¿se convocará un nuevo congreso?”, responde: “Eso no puede ser, porque el congreso fue totalmente válido”. Lo que sí está dispuesto es a intentar una mayor “integración”. Asegura que ya existe, pero harán lo posible para que sea más grande.

Acto seguido, el grupo Jaén Adelante emitió otro comunicado en el que insiste en que están abiertos al diálogo para “paliar esta situación”. Agrega: “Nos consideramos fieles a las siglas a las que representamos y esperamos representar en nuestro municipios. Nuestro compromiso con el Partido Popular es incuestionable, y el trabajo y la defensa del ideario político que compartimos es nuestra prioridad absoluta.